abrazo masaje tántrico

El poder del abrazo y el masaje tántrico

Solo desde la entrega más total y más inocente, sucede la magia… un cuerpo vibrante, como un instrumento musical tocado por los Dioses.

Respirar y dejarse Ser, sentir y mirarlo todo con los ojos de niña, sabiendo que la propia luz necesita brillar de dentro a afuera… igual que una estrella. Atravesar toda la gama de emociones, incluido el miedo, saboreando el PLACER de sentirse viva.

Somos canales al servicio de la Vida, nada más y nada menos

La compasión (pasión compartida) que desde el primer momento encontré en los ojos de Lucía.

La seguridad de poder quitarme una a una todas las corazas y ser yo misma, conmigo misma, sin la necesidad de cumplir ninguna expectativa (ni de cara a los demás, ni de cara a mí).

Darme por completo a la respiración, sabiendo que únicamente a través de ella y las amorosas manos guías de Lucía, llega el encuentro con mi yo más íntimo, con mis raíces más profundas en las que todos los sentimientos conviven, donde alegría y pena se confunden.

Un yo íntimo en forma de pequeña luz, donde nada es juzgado, donde los motivos no tienen importancia, donde me abrazo a mí misma tan intensamente que poco a poco la pequeña bola de luz crece con una fuerza inconmensurable. Una fuerza que en forma de energía impresionante recorre todo mi cuerpo, le hace vibrar, le llena de vida, de fuerza, de emociones, de empoderamiento, de mí misma, de amor…

Y me siento agradecida y feliz de recuperar conciencia de que mi «yo» más íntimo es mi «yo» más externo… Gracias Lucía por acompañarme en el camino, por los abrazos externos, que son los abrazos internos conmigo misma.

M.

Texto original:

La compassió (passió compartida) que des del primer moment vaig trobar en els ulls de na Llucía.

La seguretat de poder llevar-me una a una totes les cuirasses i ser jo mateixa, amb mi mateixa, sense la necessitat de complir cap expectativa (ni de cara als altres ni de cara a mi).

Donar-me per complet a la respiració, sabent que únicament a través d’ella i les amoroses mans guies de na Llucía, arriba la trobada amb el meu jo més íntim, amb les meves arrels més profundes on tots els sentiments conviuen, on alegria i pena es confonen.

Un jo íntim en forma de petita llum, on res és jutjat, on els motius no tenen importància, on m’abraço a mi mateixa tan intensament que poc a poc la petita bolla de llum creix amb una força incommensurable. Una força que en forma d’energia impressionant recorre tot el meu cos, el fa vibrar, l’omple de vida, de força, de emocions, d’empoderament, de mi mateixa, d’amor…

I em semto agraïda i feliç de recuperar consciència de que el meu «jo» més íntim és el meu «jo» més extern… Gràcies Llucía per acompanyar-me en el camí, per les abraçades externes, que són les abraçades internes amb mi mateixa.

M.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.