Testimonio Joana, Pedro y Rita (16-06-22)

Esa mirada del bebé hacia su madre, lo dice todo. ¡Cuanta belleza en una sola expresión!.

Joana entró en el Planeta parto y se mantuvo en él durante todo el proceso, con unos sonidos que eran como su mantra y con una actitud absolutamente perseverante. Pedro estaba entregado a conseguir que todo funcionara, que Joana estuviera confortable, que el equipo nos sintiéramos como en casa y, en parte, alucinado por la intensidad de la experiencia. Qué difícil es para el padre sostener todo el entorno, viendo que no le puede ahorrar ni un milímetro de recorrido a su mujer de parto, ni a su hija abriéndose paso.

Fue todo muy emocionante, un parto que notas que se convierte en un rito de iniciación, en algo que marcará un antes y un después en esa familia. Y ahí está Rita, aterrizando en el Planeta tierra y absolutamente fascinada por la experiencia vivida.

Aquí están brindando y estas son sus palabras. Las mías son GRACIAS.

parto en casa con doula

 

Mi parto en casa

Antes de quedarme embarazada ya tenía muy claro que quería parir en casa.
Cuando estaba de dos meses fuimos con Pedro, mi pareja, a conocer a Mikel Mantxola uno de los mejores comadrones de Mallorca y con gran experiencia. Él siempre forma equipo con dos doulas más, y en mi caso elegí a Llucia y a Jaja.

Entonces pasaron los meses y llegó el día del parto y mi viaje y transformación comenzó.
Fue una experiencia de lo más emotiva, salvaje, fuerte,… nunca pensé poder pasar y experimentar todo lo que viví.

Creo que la experiencia de parir en casa enriqueció mucho más todo el proceso, además sentí que los pasos del nacimiento de mi bebé los daba yo.

Una de las claves más importantes en ese momento es que te dejen hacer y a la vez la escucha constante. Que te acompañen en tus decisiones en todo momento y te puedan mostrar opciones y caminos si te sientes estancada, eso es una bendición.

Este es el trabajo de las doulas, fue tan bonito, me sentí tan afortunada, tan acompañada, entendida, que el dolor, cada contracción y, en general, el proceso se sentía mejor. Esto es la delicadeza del acompañamiento.

Y Mikel, como buen profesional, controlaba desde otro lado de vez en cuando como iba todo, respetándome también y vigilando como estaba el bebé y como estaba yo a lo largo de este viaje, lo que hacía que cada vez que hablaba con él y me informase de todo, me quedaba más tranquila y con más confianza para seguir el proceso.

Fueron 14 horas de parto aunque yo perdí la noción del tiempo.
Pasé por muchas fases y las pude sentir, soy una persona que me cuesta perder el control y dejarme ir, pero puedo decir que parir en casa favoreció completamente mi estado, no me imagino en el hospital pudiéndome soltar así como lo hice.

Llegó la recta final, se acercaba el expulsivo, allí fue cuando empecé a tomar más tierra y Mikel puso toda su energía para ese momento, empezaba la fiesta 🙂 animándome, al igual que mi pareja y las doulas, ¡sentí esa fuerza!

Y de repente, que final por Dios! Que final tan feliz! y cuanta belleza! entre sangre y demás líquidos la naturaleza se expresaba con toda su grandeza, EL PARIR!

Estoy muy agradecida a todo el equipo, porque miro para atrás y fue espectacular todo el recorrido y hacerlo de esta manera tan natural, ¡me ha llenado el corazón para toda la vida!

Mi hija ahora tiene 4 días, tiene una cara de paz y ¡es tan tranquila! Creo que tiene que ver con el parir natural y poder hacerlo en tu casa con gente que te da amor y confianza, todo tiene sentido…

Y este fue mi viaje, el más bonito del mundo.
Gracias Llucia, Jaja y Mikel.

Joana

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.