Entradas

Efecto en la materia del masaje tántrico

En el masaje tántrico la materia y el espíritu se funden y la poesía  surge donde es difícil poner palabras. Un alma sensible se eleva en conexión y vive su viaje de reflejos. Yo soy tu, tu eres yo. No hay distancia, tiempo ni edad. Es fusión en movimiento.

 

Lo creado es un reflejo de lo intangible, de lo que No Tiene Nombre. El ojo es lo que ve, pero no el que ve, así pues, nuestros cuerpos son un mero transmisor, pero no el que siente.

Una nueva experiencia, por otra parte insospechada, ha caído como brasa divina a mis pies. Bien se yo esta brasa de amor de donde sale, pero nunca sentí un ángel con mi misma carne, bebiendo del mismo vino, que nos embriaga de dicha y felicidad. El léxico apenas puede describir mis sentimientos.

Dicen que al final pasan rápidamente las escenas vividas, pero esta tarde pasará nítida y despacio, y sé, que algún día nos volveremos a abrazar como hoy.

Las almas se encienden, pero es de una misma Luz. Mediante el tantra me enseñaste ese milagro de arder en el mismo fuego, de prender uno de otro y ambos arder en la misma luz.

Gracias por tu llama, tu amor y tu luz.

R.

La conexión con la naturaleza y el masaje tántrico

La confianza es importante, sobretodo cuando la experiencia se percibe como extraordinaria y fuera del ámbito de la zona de confort. Es hermoso ver como se despliega lo sutil y lo sagrado, como el Ser se siente honrado y celebra la Vida.

 

Me gusta vivir mi sexualidad de forma privada, sólo conmigo misma o con mi pareja, cuando la tengo.

Sin embargo, como conozco a Llucia y confío plenamente en ella, decidí abrirme a la posibilidad de experimentar aquello que sentía que sería bello y sanador para mí.

No quise buscar información para no condicionarme. Simplemente decidí confiar.

La experiencia fue preciosa. Me sentí muy cómoda en todo momento, con mucha paz y gratitud.

Me tranquilizó sentir, durante toda la sesión, el acompañamiento sutil, delicado y respetuoso, desde lo sagrado, que es el lugar que ocupa la sexualidad para mí.

Sentí como si se tratara de un ritual ancestral de pureza y consciencia, en el que se honra al ser, y el cuerpo recupera su sabiduría, su conexión con la madre naturaleza, que nos sostiene y nos ama sin pedir nada.

Ojalá nuestra iniciación al amor se diera de esa forma, consciente y saludable, para todos.

Gracias, querida Llucia.

M.A

La memoria del cuerpo en el masaje tántrico

Es impresionante cuando hago un masaje tántrico y veo vibrar el cuerpo para sacar a la luz las memorias profundas de los tejidos, para sanarlos.

 

Lo primero que sentí fue casi una memoria. Imaginé los antiguos templos donde se iniciaba a los y las jóvenes en el arte de la sexualidad.

Sentí con claridad como aquellas iniciaciones imprimían en nuestros cuerpos la referencia de cómo es ser tocadas con respeto, con honestidad y amor. Me embargó una gran sensación de desamparo al reconocer la lejanía de esta memoria… Y lo huérfanos y huérfanas que estamos a la hora de aprender cómo vincularnos con nuestro propio cuerpo y, también, con el goce de estar vivas y vivos.

El resto del masaje fue un viaje largo, entre el entregarme y el permitirme ser atravesada por sensaciones e imágenes, así como por el dolor cristalizado en mis tejidos.

Nada más sanador que poder liberar el cuerpo de sus cargas, sobre todo de la mano guía, amorosa y certera de Llucia.

Liberar para conectar… O, sencillamente, para que se manifieste lo que siempre ha estado: el sabio diálogo entre nuestra base y nuestro corazón.

Toda mi gratitud.

A.

 

 

Lo sublime en el masaje tántrico

Veo como en cada persona se crea una resonancia única cuando recibe un masaje tántrico, para cada experiencia hay un aprendizaje. Presenciar como se integran todas las partes del Ser, es un gran regalo.

 

Per definir la meva experiència  en una sola paraula diria SUBLIM!.

Despertar i incloure l’energia sexual dins el massatge per llavors recanalitzar-la, em sembla una eina formidable per a fomentar  l’apoderament  personal.

El fet de què aquest tipus de massatge sensitiu,  inclogui, si la persona accepta,  les zones erògenes  , aquelles que normalment es mantenen al marge durant la sessió d’un massatge terapèutic convencional, fa que se te despertin un sense fi d’emocions, sentiments i sensacions que van més enllà del cos físic.

El trobo un tipus de massatge molt respectuós i  integrador de tot allò que mos defineix i caracteritza com a éssers humans.

M.M.

 

Para definir mi experiencia en una sola palabra diría ¡SUBLIME !.

Despertar e incluir la energía sexual dentro del masaje para después recanalizarla, me parece una herramienta formidable para fomentar el empoderamiento personal.

El hecho de que este tipo de masaje sensitivo, incluya, si la persona acepta, las zonas erógenas, aquellas que normalmente se mantienen al margen durante la sesión de un masaje terapéutico convencional, hace que se te despierten un sin fin de emociones, sentimientos y sensaciones que van más allá del cuerpo físico.

Lo encuentro un tipo de masaje muy respetuoso e integrador de todo aquello que nos define y caracteriza como seres humanos.

M.M.