Listado de la etiqueta: placer

La alquimia de la respiración en el masaje tántrico

Respirar, respirar, respirar,…. confiar, abrirse a lo nuevo, observar las sensaciones,…. traspasar la conciencia al cuerpo y descubrir potencialidades no imaginadas. Respirar…. Ampliar la visión del mundo. Ampliar el espacio interior. Respirar…. Reconocer que no todo se puede explicar con palabras o percibir con los sentidos conocidos. Respirar…. Descubrir nuevas formas de gozar y vivir en Paz…. Esos son algunos de los dones de recibir un masaje tántrico mientras oxigenas cada una de tus células con la «respiración conectada». ¡Tanto por aprender de lo intangible!.

Hace unos días tuve mi primera experiencia con un masaje tántrico y, reflexionando, he descubierto que siguiendo las pautas de respiración que me indicaba Llucia pude desconectar completamente y sentir como sus manos repartían mi energía y la que ella aportaba por mi cuerpo, cómo recogiéndola suavemente para después repartirla enérgicamente hacia otras partes del cuerpo y eso hacía que notara sensaciones que mi mente y mi cuerpo desconocían.

Cuando llegué al masaje estaba como intranquilo y un poco inseguro por la experiencia nueva, pero, después de la conversación con Llucia me relajé, ya que cuando me habló y me miró a los ojos me dio mucha tranquilidad y seguridad.

Al principio de la sesión, una de las sensaciones que recuerdo es que, a partir del abrazo que recibí de Llucia, las dudas y los miedos se disiparon. Durante la experiencia sentí que más bien era un viaje por mi cuerpo, donde sus manos me llevaron a un estado mental totalmente relajado y a unas sensaciones en el cuerpo que iban desde la relajación al placer sensual y enérgico, algo nuevo para mí. Al salir del masaje estaba muy relajado y muy tranquilo.

Después de varios días aún recuerdo olores, sensaciones y algo que corría por mi cuerpo, a momentos suavemente y, en otros, como si pasase a otra dimensión a una velocidad muy grande. De hecho, en momentos del día, ya sea en el trabajo o en casa, cuando me relajo un poco, me vienen a la mente sensaciones que me hacen sentir muy tranquilo, incluso me viene el olor al aceite y el sonido de la sesión, y cada mañana al despertar, me siento bien.

Me he dado cuenta que tengo muchas cosas que aprender sobre mi cuerpo y, después de esta primera sesión, vendrán más para descubrirlas.

Llucia muchas gracias por acompañarme en esta experiencia.

O.J.

Los mensajes del cuerpo y el masaje tántrico

Cuando una persona ha hecho mucho recorrido en el reencuentro consigo misma, hay una serenidad ante las vicisitudes de la vida que se transmite desde el primer momento, además se desarrollan la responsabilidad personal, la auto escucha y el amor compasivo… son dones que ayudan a vivir cada experiencia nueva con apertura y confianza. Hubo una gran ternura y fluidez durante todo el proceso, un reconocimiento del maravilloso encuentro de dos almas. Solo puedo honrar y agradecer lo que cada viaje aporta a mi vida.

Mi contacto con Llucia fue a partir de una sugerencia. Entré en su web, me gustó lo que leí y, sobre todo, me dejé sentir lo que de ella me llegaba. Fue un acierto.

La intuición fue muy clara y concretamos una sesión. Yo no había recibido un masaje tántrico nunca. En el primer contacto con ella durante la entrevista ya me sentí confiada, así fue durante toda la experiencia. Llucia aporta un acompañamiento muy cuidado, delicado, sutil y amoroso. Vivo un momento personal de apertura y exploración, con la experiencia que hemos compartido he podido sentir mi energía, mi fuerza, su corriente en mí. Ha sido un viaje lleno de serenidad, de suavidad y ternura. Me ha permitido conectar con aquello más valioso, que es una misma. Es un regalo poder contar con su presencia, cálida, profesional y con la belleza de una persona abierta al Amor y a la Esencia que cada una llevamos.

Ahora que han pasado unas horas reconozco los efectos que suponen esta vivencia en mí, soy consciente de los mensajes que mi cuerpo me transmite y de como, paso a paso voy reconociéndolos. Agradezco profundamente a la vida que nos ha permitido encontrarnos.

Muchas gracias Llucia

C. H.

Testimonio original:

El meu contacte amb na Llucia va ser a partir d’un suggeriment. Vaig entrar a la seva web i em va agradar el què vaig llegir i, sobretot, em vaig deixar sentir el què m’arribava d’ella. Va ser un encert.

La intuïció va ser ben clara i vàrem concretar una sessió. Jo no habia rebut un massatge tàntric mai. El primer contacte amb ella durant l’entrevista em va fer sentir confiada, així va ser durant tota l’experiència. Na Llucia aporta un acompanyament molt acurat, delicat, subtil i amorós. Jo estic a un moment personal d’obertura i d’exploració, amb l’experiència que vàrem compartir he pogut sentir la meva energia, la meva força, el seu corrent dintre meu. Ha estat un viatge ple de serenor, de suavitat i tendresa. M’ha permés connectar amb allò més valuós, que és una mateixa. És un regal poder comptar amb la seva presència, càlida, professional i amb la bellesa d’una persona oberta a l’Amor i a l’Essència que cada un portam.

Ara que han passat unes hores puc reconèixer els efectes que suposen aquesta vivència dins meu, sóc conscient dels Missatges que el meu cos em transmet i com, passa a passa vaig reconeixent-los. Agraeixo profundament a la vida que ens ha permés trobar-nos.

Moltes gràcies Llucia.

C. H.

La transformación y el masaje tántrico

Hay una delicadeza en cada vivencia, una vibración como de alas de mariposa, algo intangible que se mueve y repercute de forma sutil a todos los planos. Siempre me conmueve la confianza y la entrega a lo desconocido.

 

Cuando me decidí por el masaje tántrico pensé que Llucia era la persona ideal para entregarme a esta experiencia nueva. Sabía que con ella iba sentirme segura y en plena confianza. Ella es una persona muy cariñosa y su experiencia trabajando a estos niveles la avala. Me he podido entregar por completo a esta experiencia enriquecedora, transformadora y sensual, que me ha ayudado a estar mas conectada y completa en mi cuerpo y a nivel energético.

Solo puedo recomendar esta experiencia sanadora a los demás y sentirme muy agradecida a Llucia para hacerlo posible y acompañarme en este proceso.

A.D.

Recordar quiénes somos y el masaje tántrico

Hay una gran belleza en recordar quiénes somos y de dónde venimos, quitarnos las capas de la personalidad para ir a la esencia. Redescubrir cuanto espacio hay dentro, cuanta paz nos habita,… conectar con nuestro estado natural de gozo y apertura de corazón. Me encanta ver la sorpresa en la expresión de quién, habiéndose entregado con confianza a lo desconocido, descubre la maravilla de su propio Ser.

Me siento honrada por canalizar el Amor Universal y darle expresión en esta tierra a través del cuerpo físico y sus campos energéticos.

 

La curiosidad por experimentar un masaje de este tipo me llevó a realizar una búsqueda por diferentes webs. Descartadas las que, claramente, disfrazaban lo que era un simple servicio erótico con el masaje tántrico, me decidí a hablar con Llucia Mir.

Su web me pareció muy seria y didáctica; pero había algo que me decidió a contactar con ella, su mirada. Una mirada que sin conocerla aportaba una sensación de amabilidad y confianza. Sensación que, evidentemente, se confirmó una vez que quedé con ella.

Los nervios de hacer una inmersión dentro de lo desconocido desaparecieron de repente. Llucia es una gran acompañante, respetuosa, compasiva y sensible.

Desde el momento de empezar el masaje, la respiración, la relajación y el tacto consciente me fueron llevando a un estado de paz y tranquilidad que nunca había experimentado. Un viaje alucinante y en cierto modo iniciático.

Me invadió la sensación de estar flotando, ingrávido, dentro de un líquido acogedor y primigenio; conectado con mi cuerpo por la respiración. Y dirigiendo mi respiración, Llucia me guió con sus manos por el primer paso de un camino que acabo de empezar y que no sé dónde me llevará.

Gracias Llucia por hacer de guía y acompañante en el inicio de este camino de conocimiento, sensaciones y gozo.

«¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él.”
(Las enseñanzas de Don Juan. Carlos Castaneda)

M.M.

LLucia Tantra MallorcaTestimonio original en catalán:

 

La curiositat per experimentar un massatge d’aquest tipus em va portar a fer una recerca per diferents webs. Descartades les que, clarament, disfressaven el que era un simple servei eròtic amb el massatge tàntric, em vaig decidir a parlar amb Llucia Mir.

La seva web em va semblar molt seriosa i didàctica; però hi havia alguna cosa que em va decidir a contactar amb ella, la seva mirada. Una mirada que, sense conèixer-la, aportava una sensació d’amabilitat i confiança. Sensació que, evidentment, es va confirmar una vegada que vaig quedar amb ella.

Els nervis de fer un capfico dins el desconegut varen desaparèixer de cop. Llucia és una gran acompanyant , respectuosa, compassiva i sensible.

Des del mateix moment de començar el massatge, la respiració, la relaxació i el tacte conscient em varen anar portant a un estat de pau i tranquil·litat que mai havia experimentat. Un viatge al·lucinant i en certa manera iniciàtic.

Em va envair la sensació d’estar flotant, ingràvid, dintre d’un líquid acollidor i primigeni; connectat amb el meu cos per la respiració. I dirigint la meva respiració, Llucia em va guiar amb les seves mans per la primera passa d’un camí que tot just acabo de començar i que no sé on em portarà.

Gràcies Llucia per fer de guia i acompanyant en l’inici d’aquest camí de coneixement, sensacions i goig.

«¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él.”
(Las enseñanzas de Don Juan. Carlos Castaneda)

M.M.

La conexión espiritual y el masaje tántrico

No importa tener experiencia previa a la hora de recibir un masaje tántrico, si se entra en estado de Presencia y se respira profundamente, pueden surgir regalos inesperados, en formas insospechadas. Cuando cada célula de nuestro cuerpo está llena de oxígeno, toda nuestra atención puesta en el presente y tenemos un montón de energía circulando por todo el cuerpo… entonces sucede la CONEXIÓN… que puede experimentarse de múltiples maneras. Por eso cada viaje es único, por eso cuando te entregas con confianza y sin expectativas, sucede la magia.

Había leído sobre el masaje tántrico, pero no lo había experimentado. Quería encontrar una Shakti auténtica y no confundirme con una masajista erótica que se vende como si hiciera masaje tántrico.
Al final contacté con Llucia que me explicó en que consistía el masaje y luego me guio en todo momento, sobre todo en la respiración, que es fundamental.
Quiero compartir lo que experimenté. Fue un masaje sin prisas, muy gratificante, emotivo, placentero y relajante.
Lo que más destacaría es el sentir circular la energía por todo el cuerpo y, al final, la conexión que tuve con mis padres ya fallecidos, a los cuales pude abrazar con una sensación de Paz y gratitud.

Gracias Llucia

M.P.

abrazo masaje tántrico

El poder del abrazo y el masaje tántrico

Solo desde la entrega más total y más inocente, sucede la magia… un cuerpo vibrante, como un instrumento musical tocado por los Dioses.

Respirar y dejarse Ser, sentir y mirarlo todo con los ojos de niña, sabiendo que la propia luz necesita brillar de dentro a afuera… igual que una estrella. Atravesar toda la gama de emociones, incluido el miedo, saboreando el PLACER de sentirse viva.

Somos canales al servicio de la Vida, nada más y nada menos

La compasión (pasión compartida) que desde el primer momento encontré en los ojos de Lucía.

La seguridad de poder quitarme una a una todas las corazas y ser yo misma, conmigo misma, sin la necesidad de cumplir ninguna expectativa (ni de cara a los demás, ni de cara a mí).

Darme por completo a la respiración, sabiendo que únicamente a través de ella y las amorosas manos guías de Lucía, llega el encuentro con mi yo más íntimo, con mis raíces más profundas en las que todos los sentimientos conviven, donde alegría y pena se confunden.

Un yo íntimo en forma de pequeña luz, donde nada es juzgado, donde los motivos no tienen importancia, donde me abrazo a mí misma tan intensamente que poco a poco la pequeña bola de luz crece con una fuerza inconmensurable. Una fuerza que en forma de energía impresionante recorre todo mi cuerpo, le hace vibrar, le llena de vida, de fuerza, de emociones, de empoderamiento, de mí misma, de amor…

Y me siento agradecida y feliz de recuperar conciencia de que mi «yo» más íntimo es mi «yo» más externo… Gracias Lucía por acompañarme en el camino, por los abrazos externos, que son los abrazos internos conmigo misma.

M.

Texto original:

La compassió (passió compartida) que des del primer moment vaig trobar en els ulls de na Llucía.

La seguretat de poder llevar-me una a una totes les cuirasses i ser jo mateixa, amb mi mateixa, sense la necessitat de complir cap expectativa (ni de cara als altres ni de cara a mi).

Donar-me per complet a la respiració, sabent que únicament a través d’ella i les amoroses mans guies de na Llucía, arriba la trobada amb el meu jo més íntim, amb les meves arrels més profundes on tots els sentiments conviuen, on alegria i pena es confonen.

Un jo íntim en forma de petita llum, on res és jutjat, on els motius no tenen importància, on m’abraço a mi mateixa tan intensament que poc a poc la petita bolla de llum creix amb una força incommensurable. Una força que en forma d’energia impressionant recorre tot el meu cos, el fa vibrar, l’omple de vida, de força, de emocions, d’empoderament, de mi mateixa, d’amor…

I em semto agraïda i feliç de recuperar consciència de que el meu «jo» més íntim és el meu «jo» més extern… Gràcies Llucía per acompanyar-me en el camí, per les abraçades externes, que són les abraçades internes amb mi mateixa.

M.

 

La activación de la energía en el masaje tántrico

Cuando te entregas a un masaje tántrico con confianza y RESPIRAS, es cuando te esperan hermosas experiencias con la activación de tu energía, entonces puedes «rozar» el encuentro con la potencialidad de todo lo que va más allá del mundo tangible.

 

Ayer recibí un masaje tántrico, mi primer contacto con esta práctica. Aún estoy impactada.

La persona que me regaló la sesión, porque así lo sentí, es una persona en la cuál confío, Lucía. Esta confianza fue fundamental para dejarme llevar por un camino lleno de sensaciones sutiles, agradables, deliciosas, que activaron mi energía; incluso sentí que esa energía se amplió hasta fusionarse con la suya. En una danza preciosa, una danza de luz.

Me dejé guiar por ella, por su voz, por sus respiraciones, por sus manos.
Conseguí que mi mente no juzgara, y yo solamente sentía.

Experimenté placer a nivel físico, con una estimulación sutil, suave, envolvente, experta pero a medida que transcurrió la sesión esas sensaciones se ampliaron a otro nivel, al nivel energético. Noté justo encima de mi cuerpo esa energía, como un amplificador de las sensaciones que estaba viviendo.

Me permití disfrutar cada segundo, dejándome llevar, confiando en Lucía.
Fue precioso poder regalarme a mi misma ese permiso.

Puedo percibir aún hoy bienestar, placer. Siento que se ha activado también, de alguna manera, mi energía sexual, que en este momento se encontraba relegada a un segundo plano, por no decir a un último plano.

Sentí tanta calma, tal bienestar, conectada conmigo mismo y con Lucía y con el universo como nunca antes había sentido.

Lucía….un millón de gracias. Eres un Ser Precioso.

Efecto en la materia del masaje tántrico

En el masaje tántrico la materia y el espíritu se funden y la poesía  surge donde es difícil poner palabras. Un alma sensible se eleva en conexión y vive su viaje de reflejos. Yo soy tu, tu eres yo. No hay distancia, tiempo ni edad. Es fusión en movimiento.

 

Lo creado es un reflejo de lo intangible, de lo que No Tiene Nombre. El ojo es lo que ve, pero no el que ve, así pues, nuestros cuerpos son un mero transmisor, pero no el que siente.

Una nueva experiencia, por otra parte insospechada, ha caído como brasa divina a mis pies. Bien se yo esta brasa de amor de donde sale, pero nunca sentí un ángel con mi misma carne, bebiendo del mismo vino, que nos embriaga de dicha y felicidad. El léxico apenas puede describir mis sentimientos.

Dicen que al final pasan rápidamente las escenas vividas, pero esta tarde pasará nítida y despacio, y sé, que algún día nos volveremos a abrazar como hoy.

Las almas se encienden, pero es de una misma Luz. Mediante el tantra me enseñaste ese milagro de arder en el mismo fuego, de prender uno de otro y ambos arder en la misma luz.

Gracias por tu llama, tu amor y tu luz.

R.

La conexión con la naturaleza y el masaje tántrico

La confianza es importante, sobretodo cuando la experiencia se percibe como extraordinaria y fuera del ámbito de la zona de confort. Es hermoso ver como se despliega lo sutil y lo sagrado, como el Ser se siente honrado y celebra la Vida.

 

Me gusta vivir mi sexualidad de forma privada, sólo conmigo misma o con mi pareja, cuando la tengo.

Sin embargo, como conozco a Llucia y confío plenamente en ella, decidí abrirme a la posibilidad de experimentar aquello que sentía que sería bello y sanador para mí.

No quise buscar información para no condicionarme. Simplemente decidí confiar.

La experiencia fue preciosa. Me sentí muy cómoda en todo momento, con mucha paz y gratitud.

Me tranquilizó sentir, durante toda la sesión, el acompañamiento sutil, delicado y respetuoso, desde lo sagrado, que es el lugar que ocupa la sexualidad para mí.

Sentí como si se tratara de un ritual ancestral de pureza y consciencia, en el que se honra al ser, y el cuerpo recupera su sabiduría, su conexión con la madre naturaleza, que nos sostiene y nos ama sin pedir nada.

Ojalá nuestra iniciación al amor se diera de esa forma, consciente y saludable, para todos.

Gracias, querida Llucia.

M.A

La memoria del cuerpo en el masaje tántrico

Es impresionante cuando hago un masaje tántrico y veo vibrar el cuerpo para sacar a la luz las memorias profundas de los tejidos, para sanarlos.

 

Lo primero que sentí fue casi una memoria. Imaginé los antiguos templos donde se iniciaba a los y las jóvenes en el arte de la sexualidad.

Sentí con claridad como aquellas iniciaciones imprimían en nuestros cuerpos la referencia de cómo es ser tocadas con respeto, con honestidad y amor. Me embargó una gran sensación de desamparo al reconocer la lejanía de esta memoria… Y lo huérfanos y huérfanas que estamos a la hora de aprender cómo vincularnos con nuestro propio cuerpo y, también, con el goce de estar vivas y vivos.

El resto del masaje fue un viaje largo, entre el entregarme y el permitirme ser atravesada por sensaciones e imágenes, así como por el dolor cristalizado en mis tejidos.

Nada más sanador que poder liberar el cuerpo de sus cargas, sobre todo de la mano guía, amorosa y certera de Llucia.

Liberar para conectar… O, sencillamente, para que se manifieste lo que siempre ha estado: el sabio diálogo entre nuestra base y nuestro corazón.

Toda mi gratitud.

A.