La metamorfosis y el masaje tántrico

Cada experiencia tántrica es única y, muchas veces, lo más espectacular sucede de forma discreta. Me encanta sentir la conexión desde el Ser esencial, entrar en presencia sin expectativas, con total entrega al momento presente, notando la confianza mutua,… Me encanta ver lo que se despliega y sentir ese AMOR que nada espera. Disfruto de quedarme meditando después del masaje y dejar el espacio/tiempo donde se abre un mundo de posibilidades. Me sorprendo de la intensidad y de la originalidad de cada historia, de como su mensaje es personal e intransferible…  y viene para quedarse en el corazón de cada persona.

Todo comenzó con esta parte de meditación y conexión con mi guía y cuando conseguimos esta conexión empecé a ver todo en un tono morado (me ha pasado más veces cuando he recibido sesiones de canalización de energía).

Comenzamos con el masaje y sentí que me estaba cuidando mucho y después percibí que me estaba purificando y limpiando. Hubo un momento en que empecé a sentir una felicidad extrema y como muy llena, y de repente estaba llena de luz blanca que salía del eje central de mi cuerpo.

Lo veía todo muy geométrico y mi cuerpo era como si estuviera formado por dos alas que aleteaban como si fuera una mariposa.

Empecé a llorar, pero con unas lágrimas que nunca había sentido así, eran muy gruesas y redondas, salían a chorro y empecé a sentir que podía empezar de nuevo, empezar de cero tantas veces como quisiera. Ví muchas mariposas preciosas y era como si yo fuera todas ellas y pudiera posarme muy suavemente sobre todos, demostrando mucho amor y cariño…  y terminando mi experiencia tántrica por esta vez.

Texto original

Tot va començar amb aquesta part de meditació i conexió amb la meva guia i quan vam aconseguir aquesta conexió vaig començar a veure tot en un to morat (m’ha passat més vegades quan he rebut sessions de canalització d’energia).

Vam començar amb el massatge i vaig sentir que m’estava cuidant molt i després vaig percebre que m’estava purificant i netejant.
Va haver-hi un moment que vaig començar a sentir una felicitat extrema i com molt plena, i de sobta estava plena de llum blanca que sortia de l’eix central del meu cos.

Ho veia tot molt geomètric i el meu cos era com si estigués format per dues ales que aletejaven com si fos una papallona.

Vaig començar a plorar, però amb unes llàgrimes que mai havia sentit així, eren molt gruixudes i redondes i sortien a raig, i vaig començar a sentir que podia començar de nou, començar de zero tantes vegades com vulgués.
Vaig veure moltes papallones precioses i era com si jo fos totes elles i pogués posar-me molt suament sobre tothom, demostrant molt amor i carinyo…  i acabant la meva experiència tàntrica per aquesta vegada.

R.C.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *