parto doula

Testimonio Ainara, Xisco y Kai (28-09-19)

Ainara y Xisco contactaron conmigo porque su hermana Esti, que acababa de parir, les habló con mucho entusiasmo de su parto con doula. Desde el primer momento se veia que tenían claro lo que querían y que Ainara estaba muy bien informada y empoderada. Todo fue fácil, aunque las mujeres cuando atravesamos el umbral de nacer como madres, pasamos por tantas transformaciones que salimos irreconocibles. Fue un placer acompañar a esta gran familia y todos me acogieron como una amiga del alma, son relaciones que van más allá de lo profesional y cuando voy por el pueblo donde viven las dos parejas con sus preciosos hijos, me gusta visitarles y seguir viendo como crecen.

Se me ensancha el corazón cuando compruebo una y otra vez que tengo la profesión más hermosa del mundo.¡Gracias!

Memorias para nuestra Doula,

Cuándo decidimos contactar con Llucia Mir nos encontrábamos a la mitad del embarazo. Mi hermana acababa de tener su primer hijo y Llucia les había realizado el acompañamiento. Hablaban maravillas de ella, así que nos decidimos a contar con su ayuda para realizar este paso a ser padres.
Nos atraía la idea de que Kai naciera en casa, pero no estábamos convencidos del todo, algunos miedos como la gestión del dolor durante las contracciones, hicieron que optásemos por dar a luz en el hospital de Manacor.
Aun así no dejaba de rondarnos la idea de que un nacimiento en casa estaría genial, nos preocupaban las intervenciones y protocolos hospitalarios. La libertad e intimidad que ofrece el hogar no la encontraríamos en el hospital.

Por este motivo pensamos que disponer del acompañamiento de una Doula sería la mejor opción para alargar el trabajo de dilatación en casa y pasar el mínimo de tiempo en el hospital.

Pero resultó ser mucho más que eso, desde la primera sesión de bienvenida no perdimos contacto durante todo el embarazo, a pesar de estar muy informados y preparados, a cualquier duda que nos surgía allí estaba Llucia, cuando me sentía abrumada, surgían miedos, emociones que afloraban, las conversaciones que teníamos nos ayudaban a ir haciendo el camino.
Fue de gran ayuda para preparar nuestro plan de parto y facilitarnos extensa información de todas las alternativas posibles para la toma de decisiones a la hora de acudir al hospital.

Y llegó el día esperado, como no habíamos perdido contacto semana tras semana, Llucia estaba al tanto de toda mi evolución, con solo escuchar mi respiración en la última llamada que hicimos supo que el nacimiento de Kai estaba empezando, en una hora llegó a nuestra casa.
Fue una noche magnífica, mientras Xisco dormía y cogía fuerzas para el día, Llucia y yo nos recogimos en el salón, donde habíamos montado el campamento base, parecía estuviera de acampada con mi mejor amiga. Poco a poco me fue acompañando hacia el ”planeta parto” y me ayudó a permanecer allí. Cada ola de contracción era gozosa, sus manos masajeando mi espalda, allí donde más necesitaba, su respiración, sus abrazos, sus palabras y su compañía hicieron que llegar a los 8 cm de dilatación parecieran un sueño, ¡un disfrute!

Con la llegada al hospital seguimos con la dinámica, aunque el cambio de lugar, los protocolos, la gente nueva, la habitación fría y el que no nos permitieran estar con nuestra Doula, entorpeció todo un poco. Aun así, Llucia estaba allí fuera en la sala de espera, haciendo de puente entre nosotros y nuestras familias, dando apoyo a Xisco también para acompañarme de la mejor manera. Y así fue como nuestro pequeño Kai llegó a La Luz… ¡Fuerte y valiente!

Todo nos fue rodado, la tetita marchó fenomenal, yo me recuperé rápidamente y en un par de días ya estábamos en casa. Entre tanto Llucia no perdió el contacto con nosotros, cada día hablamos para ver como marchaba la cosa, cualquier duda que nos surgía, que no eran pocas, intentaba darnos solución o ayuda. Ya fuera algo práctico como emocional, al igual que había venido haciendo durante todo el embarazo.

Como en toda historia, llegó el día de la despedida, donde acabaron sus servicios. Como una nueva familia nos despedimos, con pena de no tener a nuestra “pepita grillo” a total disponibilidad, pero siempre te tendremos presente y ya formas parte de algo tan hermoso que vivimos todos juntos.
Gracias infinitas por estar y acompañarnos en el día más especial de nuestras vidas.

Xisco, Kai y Ainara

acompañArte

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *