Linaje materno

Mi madre es única (17-05-07)

Mi madre es única, si, ya se que todas las madres son únicas, pero os voy a contar algunas de las razones por las que ella es única.

-Mi madre es fruto de un milagro: fue la hija mayor de un matrimonio tardío y nació 8 años más tarde, cuando mi abuela contaba con 36 años, en los años 30 se consideraba que “se le había pasado el arroz”. Pero mi abuela era devota del “Sant Crist de la Sang”, a base de encenderle cirios, el Santo le concedió el “milagro” de ser madre.

Estudió en la pública: su padre era un hombre moderno, dio estudios a sus dos hijas en colegios públicos, no quiso saber nada de colegios de monjas y mi madre se acabó titulando de “Perito mercantil” el equivalente, hoy en día, a la “Formación Profesional de Grado superior en la rama Administrativa y Comercial”.

-Se convirtió en “cabeza de familia” con 18 años: poco después de cobrar su primer sueldo se quedó huérfana de padre y se hizo cargo, a todos los efectos, de su madre y de su hermana, hasta que ella misma se casó a sus 28 años.

-Dejó de trabajar al casarse: en aquellos tiempos lo obligaba la ley, entonces aprovechó para tener hijos, un niño y tres niñas, en un período de unos 8 años. Le ayudaba en la crianza su propia madre, que siempre vivió con nosotros. ¿Os imagináis algo similar hoy en día?.

-Volvió a trabajar cuando eramos pequeños: en cuanto lo permitió la ley y nos tuvo algo criados volvió a su trabajo y podía con todo y más. Es verdad que contaba con la ayuda de la abuela, pero sus jornadas eran interminables.

Perdió una hija de 8 años: mi hermana pequeña murió cuando yo tenía 10 años. Ese dolor acompaña a mi madre incluso hoy en día, cuando han pasado 44 años. Aún así, encontró fuerzas y razones para seguir viviendo con plenitud, en beneficio de sus otros hijos.

-Nos inculcó el feminismo de su época: junto a otros valores modernos nos transmitió que “querer es poder”, no hay que permitir nunca que un hombre te falte al respeto, la belleza está en el interior (y no va reñida con la elegancia) y la familia es lo primero… hasta el cuarto grado de parentesco.

-Es una auténtica “madona” mallorquina: algo equivalente a ser de “armas tomar”. Es decidida, tiene criterio propio muy marcado, gran organizadora, gallina “clueca” de hijos propios y ajenos (muchos amigos de mi infancia recuerdan sus “cocas” y la siguen llamando “tía Mita”). Hoy con 86 años, sigue siendo una “madona” elegante.

Son muchas más las cosas que me enseñó, la edad (y la terapia) me han llevado a quererla tal como es, ella me ha regalado amor incondicional a borbotones y, actualmente, yo le regalo (durante todo el año) besos y abrazos, algo de mi tiempo, mi escucha y unos deliciosos masajes que le curan todos los males y le calientan los huesos. Y por muchos años más.

T’estim molt mumareta

Padres mayores

acompañArte

Mi apoyo a las matronas en el “Día Internacional de las Matronas 2017”

Cada año se celebra el 5 de mayo el “Día Internacional de las matronas” (International Midwives Day) y sirve para recordar a la sociedad la importancia de la labor de las matronas.

Desde aquí felicito a todas las matronas que trabajan con pasión, por el bien de la maternidad, aprendiendo de cada mujer que se cruza en su camino, dejando que las mujeres sean las protagonistas y respetando sus deseos.

Admiro a las matronas que se “plantan” delante de otros profesionales de la maternidad (a veces, sus propias compañeras) para trabajar desde la evidencia científica y desde el corazón, al mismo tiempo.

Apoyo a las matronas que reivindican más puestos de trabajo en PACS y en hospitales, para poder atender de la mejor manera posibles a las mujeres.

Facilito, en la medida de lo posible, el trabajo de las matronas con las que coincido, mientras acompaño a las mujeres.

Recuerdo a las mujeres que pueden confiar en sus matronas y que escuchen la voz de su experiencia.

Animo a las matronas que tienen prejuicios sobre las doulas, sin conocer a ninguna, ni entender nuestra labor… que se permitan la oportunidad de que trabajemos juntas matronas y doulas, con mente abierta y disfrutando de la experiencia.

Gracias a todas las matronas que se sienten cómodas trabajando al lado de las doulas, porque comprenden que son labores complementarias, están seguras de sí mismas y respetan a las mujeres de forma natural.

 

¡GRACIAS! a Mikel, Jessica, Loles, Isabel, Antonio, María, Belén, Teresa, Marga, Marina, Cati,….. Y tantas, y tantas  matronas que honran su profesión. Gracias de corazón.

Parto Hospital Loles-Llucia-Dàmaris

 

acompañArte

Mar Brunet, Mikel y Llucia

Reflexiones sobre el tándem comadrona-doula

Soy comadrón especializado en la atención al parto humanizado, hace unos 30 años que atiendo partos a domicilio y en la actualidad he asistido más de 780 partos en casa.
Desde siempre trabajo con doulas, incluso antes de que en España se conociera esta figura y el papel que ellas desempeñan al lado de la mujer en su maternidad y de los profesionales que las atendemos.
Las parejas me escogen como profesional de referencia cuando después de explicarles la forma en que trabajo consideran que les proporciono la seguridad técnica y el trato personal que ellos están buscando. Como comadrón recae sobre mí la responsabilidad de comprobar en las diferentes etapas de la maternidad que la madre y el bebé están bien, y de forma muy especial en el proceso del parto.
Durante mi asistencia a los partos hago equipo con doulas porque ellas complementan mi trabajo y juntos abarcamos todos los aspectos más importantes que permiten vivir a la pareja la mejor experiencia posible.
Desde mi papel necesito conservar cierta objetividad para prever y detectar aquello que puede devenir en una complicación, la naturaleza desarrolla su fuerza y yo me mantengo en tercer plano mientras todo sigue su curso. En algún momento puedo proponer a la mujer algo que mejore la fisiología y siempre es ella la que decide qué hacer. En la fase del expulsivo y alumbramiento de la placenta estoy más presente y activo, comprobando la normalidad y cuidando que el nacimiento sea lo más sano y natural posible para la madre y el hijo que está llegando.
La doula se sitúa cerca de la mujer y su pareja ofreciendo tranquilidad con su presencia; pone su atención en el aspecto emocional de la mujer de parto y la acompaña facilitando su bienestar físico con pequeños detalles durante las diferentes etapas del proceso. Uno de esos detalles que considero importante son las palabras sencillas, de madre a madre, que la doula ofrece en los momentos de angustia o incertidumbre y que relajan a la parturienta y su pareja.
Con su experiencia y desde la intuición, la doula detecta cuando es mejor dejar espacio o acercarse, decir una palabra de aliento o mantenerse callada, mirar a los ojos o tocar suavemente, ofrecer un vaso de agua o preparar algo de comer. Su acompañamiento también facilita a la pareja sostener a la mujer e implicarse emocionalmente en el nacimiento del bebé.
A veces comento a la gestante que la doula es como una “epidural” pero sin efectos secundarios.
Sinceramente, la entrega y amor que veo en las doulas han ayudado en muchas ocasiones a que un parto abocado a la distocia, es decir, a lo patológico, haya evolucionado favorablemente. De hecho está comprobado que los hospitales que permiten la presencia de las doulas junto a la pareja consiguen una disminución muy importante de cesáreas, fórceps, anestesias y distocias comparadas con aquellos hospitales en que no se permite su acceso. La figura de la doula traspasa fronteras ya que está presente en muchos países y es un elemento muy interesante en la planificación de cualquier parto, sea domiciliario u hospitalario, si se pretende una humanización del mismo.
Desde mi experiencia práctica y positiva a través de los años de colaborar con doulas, expreso mi convencimiento de que es importante que en España se normalice su presencia en todos los ámbitos, ya que el respeto por la mujer que está de parto incluye respetar su derecho de estar acompañada de quiénes ella quiera, incluida su doula.
Mikel Mantxola

tándem comadrona-doula

 

Tengo muchas razones para estar convencida que el tándem comadrona-doula, tanto en parto domiciliario como en hospital, ofrece muchas ventajas para dar una atención profesional completa a las mujeres de parto. En este artículo el comadrón Mikel Mantxola, con el que colaboro integrada dentro de su equipo de “Atención al parto en casa” desde el año 2009, explica porqué el trabaja con doulas desde hace unos 30 años. Y en esta fantástica entrevista la comadrona Anabel Carabantes y la doula Paca Muñoz, cuentan su experiencia de colaboración, también en atención al parto en casa, desde hace unos 8 años dentro del proyecto “Ancara Perinatal”.

Ahí van mis propias reflexiones sobre el tándem comadrona-doula:

  • “No se puede estar en misa y repicando”, esto es lo más obvio. La matrona tiene una gran responsabilidad, que es la salud materno-infantil, y su foco de atención está puesto en este punto. En cambio la doula no tiene ninguna función médica, ninguna responsabilidad y su foco de atención es el acompañamiento emocional continuo (sin distracciones) y el bienestar físico (sin interrupciones) de la mujer que está de parto. Una matrona puede ser empática (yo personalmente creo que debe serlo), escuchar las necesidades de la mujer y procurar su bienestar, pero para ella es agotador entrar y salir del espacio emocional de la mujer y, lo que es seguro, es que no puede hacerlo de forma continuada si quiere mantener cierta objetividad.
  • Cada parto es único e imprevisible, pero, si nos atenemos a las estadísticas, la media de tiempo de un parto normal está entre 10-18h, generalmente más largos en mujeres que tienen su primer hijo (primíparas), aunque la variabilidad va desde partos muy cortos, hasta algunos que pueden durar varios días. ¿Cuánta atención completa puede ofrecer una sola persona atendiendo TODAS las pequeñas y grandes necesidades de una mujer de parto?, ¿Cuánta capacidad de reacción le queda a una matrona cuando está agotada física y/o mentalmente?. Cuando una matrona puede delegar la mayoría de los “pequeños detalles“, cuando puede descansar en los ratos en que su sapiencia no es necesaria, es más fácil  para ella estar fresca cuando se la necesite, es más probable que disfrute de su trabajo y que no se queme tanto ante la gran exigencia que requiere su profesión.
  • Los pequeños detalles son importantes, pueden marcar una gran diferencia en la percepción de la experiencia de la mujer de parto. Cuando la matrona está apuntando datos en el historial, cuando mira de cuántos centímetros de dilatación está la parturienta, cuando atiende a otras mujeres (ya que el ratio está muy lejos de ser 1/1)… es la doula la que “ve” que la mujer tiene sed, que tiene frío o calor, que necesita un cojín debajo de las rodillas, un masaje en la espalda o la pareja necesita ser tranquilizada. En los partos en casa estos pequeños detalles pueden abarcar, además, preparar comida, hacerse cargo de un hermano mayor o poner una lavadora.
  • ¿Qué papel juega la pareja? Aunque me centro en la importancia del tándem comadrona-doula, cada una aportando su saber desde su lugar, es evidente que cuando la pareja desea estar involucrada de forma cercana en el parto, eso es muy importante para los dos. Nadie suple a la pareja, aunque hemos de contar que algunas veces no la hay y otras veces no pueden estar (por motivos de trabajo, por aversión a los hospitales, excesivo nerviosismo que afecta a la mujer, necesidad de guardar a otros hijos..). Pero, la mayoría de las veces, la pareja está cerca del cuerpo y del corazón de la mujer de parto porque mantiene una relación única con ella y con el bebé que está naciendo. Si en estos casos, deciden contar con la ayuda de una doula (además de su matrona), entonces la diferencia es que puede implicarse emocionalmente en la experiencia de convertirse en padre, no tiene que controlar, ni saber de que va todo, se cuida de algunos pequeños detalles, pero sobretodo abraza, besa y sostiene a la mujer, mientras se mantiene relajado y seguro acompañado de otras mujeres con experiencia (la comadrona y la doula), algo que la pareja agradece, tanto como la madre.
  •  La familia escoge a su comadrona y la conoce con antelación en los partos en casa, pero en los partos hospitalarios, tal como está montado el sistema sanitario español, la mujer se encuentra con una matrona que, en la mayoría de los casos, no conoce de nada. Y esta situación es mutua, la matrona no conoce de nada a esa mujer. En cambio la doula siempre es escogida por la mujer y crean un vínculo personal antes del parto, esa figura familiar y con experiencia es una referencia importante para la madre y, en el momento del parto, puede ser un “puente” perfecto con los profesionales sanitarios que la atienden. En los partos a domicilio la familia toma todas las decisiones, los equipos de atención al parto que trabajan en tándem comadrona-doula, ofrecen un servicio que abarca todo el espectro de necesidades, grandes y pequeñas, de una mujer de parto. Es significativo que dos de las comadronas con más experiencia en partos domiciliarios de toda España, como son Mikel y Anabel, están convencidos que esa es la combinación perfecta para su trabajo. 
  • El lenguaje también es importante, cuando a la madre le proponen medidas médicas para afrontar o continuar el parto, muchas veces no “entiende nada“, entre que está en el Planeta parto y que las palabras técnicas le son nuevas y extrañas, puede sentirse confundida. La doula “traduce” en lenguaje sencillo la situación y, como estamos hablando de algo que NO es urgente (porque en esos casos se actúa y ya está), puede animar a las parejas a que se den un breve periodo de reflexión entre ellos para tomar la decisión. La doula no interfiere, ni juzga, ni presiona,… solo apoya la decisión, sea cuál sea. Hay que ser conscientes que no concederse ese momento, tanto puede abocar en “dejarse hacer lo que me digan”, como “en negarse por principio a lo que me proponen” y todo ello conlleva mucha angustia, lo último que necesita una mujer de parto.

Y el motivo más esencial es el “respeto”, la matrona que sabe cuál es su lugar y se siente segura de sí misma, respeta a la doula y las decisiones que toma la familia. La doula que sabe cuál es su lugar y se siente segura de sí misma, respeta a la matrona y las decisiones que toma la familia. Hasta ahora hablo de las matronas, porque ellas son el profesional de referencia para todos los embarazos y partos de evolución normal dentro de la Seguridad Social pública, pero realmente, el respeto mutuo abarca también al resto de profesionales sanitarios, como los/as ginecólogos/as.

De hecho, los obstetras y la asociación de matronas de Estados Unidos, avalan los beneficios de las doulas durante el parto en un estudio de Journal of perinatal education realizado en el año 2013.

Todas estas reflexiones sobre el tándem comadrona-doula están basadas en mi experiencia práctica, he tenido el placer de colaborar con toda clase de profesionales y juntos hemos visto el efecto que ha tenido esta sinergia en la experiencia de maternidad de las familias. Es hora de dar voz, credibilidad y normalidad a todas las decisiones que toman las mujeres y sus parejas.

familia parto en casa

acompañArte

La revisión osteopática y el movimiento en el parto (17-05-04)

Este fantástico vídeo de Nuria Vives muestra los movimientos articulares de una pelvis cuando la mujer que está de parto mueve sus caderas, sus piernas y su cintura de forma instintiva. Queda reflejado de forma muy visual la importancia del movimiento en el parto, para facilitar y favorecer el paso del bebé por los distintos planos de la pelvis.

El primer problema que nos podemos encontrar es que, más a menudo de lo que imaginamos, puede haber bloqueos en una articulación de la cadera, o en una combinación de varias de ellas: en la articulación sacro-ilíaca (pala ilíaca derecha anterior o posterior, lo mismo con la izquierda), en el propio sacro (el más común sacro derecho anterior),  en el coxis (anteriorizado o posteriorizado principalmente) y en la sínfisis púbica (puede ser rigidez o bloqueo que sigue al de las palas ilíacas).

Durante el embarazo el cuerpo dispone de mucha “elastina”, una proteína que confiere elasticidad a los tejidos como la piel y los ligamentos, precisamente para facilitar la adaptación a los cambios que se producen en el cuerpo, aún así pueden haber diferentes motivos para que se produzcan algunos de estos bloqueos:

  • El propio embarazo somete al cuerpo a cambios muy profundos de las curvaturas vertebrales y del centro de gravedad y, en su adaptación a los cambios, puede suceder que la pelvis se “fije” en algún punto.
  • El estar demasiado tiempo sentadas (en trabajos administrativos) o demasiado tiempo de pie (en trabajos de dependienta), en definitiva con poco movimiento o poco variado, con las cargas puestas demasiado a menudo en los mismo lugares.
  • El exceso de actividad que crea una sobrecarga en algunos músculos que se contraen y se “llevan” la articulación (es típica la hiperactividad, sin descanso suficiente, de hacer “nido”: pintar, limpiar, ir de compras, ordenar todos los espacios de la casa,…)
  • Consecuencias de partos anteriores que no han sido resueltas por el propio cuerpo (el coxis se somete a una tensión inusual que le hace “espasmarse” y queda bloqueado).
  • Caídas de infancia o lesiones deportivas que dejaron secuelas (aquí también el coxis puede ser protagonista de molestias leves a importantes).
  • Tensión emocional del propio vaivén del embarazo que afectan al sacro, un hueso que reacciona mucho a las emociones.

Imaginemos la importancia que pueden llegar a tener cualquiera de estos bloqueos para el buen funcionamiento del dúo cadera-bebé en el momento del parto, donde cada milímetro cuenta, donde cada adaptación es primordial. No basta con mover el cuerpo, se tienen que poder mover libremente cada una de las partes por donde tiene que atravesar el bebé. El cuerpo está diseñado para ello, es capaz de hacerlo perfectamente con caderas estrechas, combinadas con niños grandes, lo se porque he acompañado como doula partos naturales con estas características, también porque en la humanidad sigue habiendo mucha variabilidad de medidas y la especie ha sobrevivido a ello. Pero cada ayuda que facilita el perfecto funcionamiento de los engranajes, es inestimable.

No siempre que hay bloqueo se produce dolor, por eso solo la revisión osteopática es la que me va a dar la información exacta de lo que realmente está pasando en una pelvis, aún así es bastante común que haya algunas señales dolorosas que pueden ser desde suaves y esporádicas, a continuas e intensas: “pinchazos” leves en la zona alta y lateral del sacro con algún movimiento concreto, dolor difuso por la zona lumbar baja, dolor agudo e intenso dentro de la nalga (típica sensación de ciática), etc. Y que no te engañen, no es “normal” tener dolor en la espalda o en la cadera durante el embarazo y, aunque no todas las molestias se pueden evitar, hay muchas maneras de aliviar, soltar y mejorar el bienestar del cuerpo, incluso en las fases finales del embarazo.

Por todo ello recomiendo a las mujeres que se hagan una sesión de osteopatía en cualquier momento del embarazo en que tengan dolor de espalda o pelvis y sino, como mínimo, que se hagan una revisión osteopática antes del parto, sobre la semana 37 de embarazo, donde podemos comprobar la movilidad de todas estas estructuras, para desbloquear si es necesario, con técnicas suaves y totalmente aptas para el embarazo. En la misma sesión aprovecho para relajar músculos de la espalda, piernas y cuello, además de equilibrar el sistema craneo-sacral.

También es importante, sobre 1,5 a 2 meses después del parto, hacer una revisión osteopática posparto para comprobar que las estructuras han vuelto a su sitio y no quedan secuelas que puedan dar molestias a medio-largo plazo.

Estas son algunas de las cosas que ayudan a tener un buen embarazo, un buen parto y un buen posparto.

 

Cuidar tu cuerpo, te ayuda a parir mejor

osteopatía en embarazada

acompañArte

 

 

1ª promoción Doulas Mallorca 2013

Yo creo en las mujeres (17-05-02)

Yo creo en las mujeres.

Me llamo Lucía y tengo el placer de ser doula y formadora de doulas.

Es un privilegio para mí acompañar a las mujeres, que así lo desean, durante su maternidad y estar cerca de ellas mientras descubren su propia manera de ser madres.

Escucho sus pensamientos y sus sentimientos, que expresan en voz alta, sabiendo que serán aceptados y comprendidos. Me mantengo a su lado en cualquier decisión que tomen, ya que solo les pertenece a ellas tomarlas, y confío plenamente en sus capacidades y en su criterio.

Creamos vínculos entre nosotras, llegamos a acuerdos privados y nos tratamos con respeto.

Forma parte de mi propósito de vida promover y cuidar la figura de la doula, convencida de que las maternidades acompañadas y los nacimientos respetuosos son una manera muy poderosa de cambiar el mundo.

Porque yo creo en las mujeres… y seguramente por eso les gusta tenerme cerca mientras despliegan todo su poder.

 

acompañArte