Doulaje Stefania

Testimonio Stefanía, Nicolás y Leonardo (28/07/2018)

Stefanía es una mujer fuerte y con las ideas claras. Me acuerdo cuando tuvimos la entrevista y me contaba la clase de parto que quería y todo lo que se había preparado para ello, de su claridad y empoderamiento surgía un impulso de rechazar todo lo que viniera de parte de los profesionales sanitarios.
Como doula apoyo a cada mujer en su camino de maternidad pero, además, les recuerdo que es importante aprender a confiar en los profesionales que le atienden durante el proceso. Eso se puede hacer al mismo tiempo que siguen conectadas con sus propios instintos, sus propios deseos y sus derechos como usuarias, ya que es importante comprender que, a veces, es necesario que ellos actúen para que todo vaya bien para la salud materno-infantil. En la maternidad siempre hay que contar con un Plan A, B, C, D,… y todos los que haga falta.
La vida trae sorpresas y el parto de Stefanía fue de pródromos tan intensos que parecían parto y luego el parto fue largo, tanto en la parte que vivimos en casa como la que sucedió en el hospital, además de las dificultades añadidas del posparto inmediato. Así que tuvo que acceder a todos sus recursos internos y a toda la confianza en las personas que les rodeaban, que demostraron  su gran profesionalidad.
Fue un ejemplo de valentía y superación por parte de esta hermosa familia que se han quedado en mi corazón para siempre. Gracias por confiar.
Me había preparado bien para este momento tan soñado y esperado, tenía todo tan claro sobre lo que quería y lo que no, con mi plan de parto y mi convicciones. Pero el destino tenía planeado algo distinto, algo con lo que no había contado. Estuve soñando y concentrándome para tener este parto de la forma mas natural posible pero tuve que aprender una gran lección de humildad. En la realidad se hizo todo muy muy largo, tan largo que mi pequeñín nació sufriendo por tanta espera y tuvo que ser ingresado en la UCI neonatal más de una semana.
Fue muy importante para mi tener a mi doula Llucia, acompañándome en todo este tiempo. Fue un alivio tener una persona al lado que supiera lo que necesitaba sin tener que pedírselo, desde las necesidades más básicas como tener sed o calor, hasta  tranquilizar a mi familia para que no hubiera estrés en el aire. En estos momentos tan largos y a ratos pesados, sabía que podía contar con ella y todo se me hizo más liviano y soportable. Después del parto también su buena energía nos ayudó a tener una buena lactancia que todavía disfrutamos. Tuvimos también la suerte de encontrar en el hospital una muy buena matrona con la que hicimos buen equipo, permitiendo estar dentro de paritorio tanto a la doula como a mi pareja, esto para mi fue muy importante.
Agradezco que todo al final se quedó solo en un susto, mi baby es una pelotita de amor, lleno de energía y alegría.
Agradezco mucho la ayuda y el soporte que tuve por parte del personal sanitario de Son Llàtzer .
Agradezco a Llucia su presencia, su buena energía, su paciencia, su Ser.
Las personas se cruzan en el camino siempre por una razón, no tengo duda.
Ahora sigo disfrutando de la alegría de la vida que es maravillosa.
Stefanía

acompañArte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *