Testimonio parto con doula en Mallorca

Testimonio Lorena, Antonio y Candela (5-09-19)

Conocí a Lorena en un mercado de pueblo, un lugar como otro cualquiera para que surjan las «causalidades», aunque no era la primera vez que me pasaba. Desde ese encuentro mantuvimos un contacto continuado en el tiempo… entre un cambio suyo de domicilio de Inglaterra a Mallorca, su deseo de maternidad, la búsqueda y las decisiones… pasaban los años.
En cuanto quedó embarazada ¡que alegría para todos!, se reflejaba en su rostro y en la ligereza como llevaba el embarazo, la avidez por informarse, aprender, conocer aquello que le podía ayudar a ser consciente, prepararse para la mejor experiencia y también para los imprevistos.
Llegado el día del parto tuvo que afrontar una de las situaciones más difíciles para una mujer que desea tener un parto fisiológico, empezar con una inducción. Pero la ilusión de ver pronto a Candela y su preparación previa le ayudaron a aceptar el cambio de planes, sostuvo las contracciones intensas con oxitocina sintética el tiempo suficiente como para entrar en el «Planeta Parto», allí se mantuvo durante horas con fiel determinación, a pesar de que las noticias de los avances no eran buenas,… olvidada del tiempo y el espacio, solo ella sabe de la fuerza que utilizó para continuar… o quizás otras mujeres que han parido en esta situación, pueden intuir, a qué se estaba enfrentando en su interior.
En su evolución de parto y después de largas horas, pedir una epidural era abrir la posibilidad de que su cuerpo pudiera relajarse mínimamente y quizás ceder para abrirse. Y no fue así, la epidural no hacia el efecto deseado y seguía sin dilatar. Es verdad que, a veces, los partos iniciados con inducción tienen peor respuesta al proceso porque el cuerpo no estaba «preparado» para ello, pero aún así, ¡hay tantos factores que influyen! y que no dependen de la voluntad de la mujer, ni de cuanto se abandona al proceso, ni de cuanto se ha trabajado interiormente,… entonces la parte más difícil es ACEPTAR, así en mayúsculas, todas y cada una de las circunstancias de la experiencia que toca vivir, sin ninguna culpa.
Visto desde afuera, con mi mirada de doula y después de haber acompañado muchos partos, solo puedo ADMIRAR la fuerza, la belleza y la determinación de Lorena, solo puedo recordarle que su gesta es inmensa. Que estuvo sosteniendo durante muchas horas toda clase de pruebas, de esas que te hacen tirar la toalla y ella siempre fue más allá.
Incluso, una vez acabado el parto y en plena recuperación física y emocional, está lidiando con una lactancia que daría para escribir un libro… aunque esa es otra historia, que quizás ella misma contará. De momento, os dejo con sus palabras sobre su experiencia de parto. Un parto Intenso, profundo, único. Un parto iniciático. Un parto de AMOR.
Gracias Lorena por enseñarme tanto, en cuanto a mujer y en cuanto a amiga. ¡GRACIAS!
Casi 4 años con Llucia, «nuestra» doula… acompañándonos en la búsqueda. En los inicios ni como doula, sino como Ser que te encuentras en el camino y con su corazón generoso te acompaña una parte del mismo.
Al final de un largo periplo lleno absolutamente de todo tipo de opciones llegó el 21 de diciembre de 2018 la llamada que me comunicaba la ansiada noticia: ¡¡¡Estás embarazada!!!
Embarazada, embarazada… ¡¡EMBARAZADA!!, hermosa palabra que me llena la boca de emociones que casi puedo masticar.
Embarazada… embarazados… repletos de amor, de ilusión y ahora sí, Llucia era la doula que nos acompañaría los siguientes meses.
Con ella resolvimos montones de preguntas que le iban dando forma a nuestra experiencia. Un embarazo privilegiado, tranquilo, consciente, liviano…¡¡Un regalo de la Vida!!… Durante esos meses, leí, me escuché…imaginé….y también esperé cosas que no sucedieron…Recordatorio: ¡¡no leas, Lorena!! cada individuo es un mundo, tú eres única y tu experiencia también lo será.
Al pasar la semana 40 los días de «la dulce espera» a finales de agosto, se tornaron inquietos…y el día 6 de septiembre, una semana después de haber cumplido mi semana 40, a las 10h de la mañana rompí aguas y eran sucias…llamé a Llucia y me recogió para llevarme al hospital hasta que llegara Antonio… En media hora estábamos en el hospital y tenía las correas puestas. Candela estaba estupendamente pero tenía que quedarme ingresada (protocolos… que le vamos a hacer…) para iniciar una inducción.
La verdad es que iba ligera de expectativas rígidas…me hubieran gustado unas cosas más que otras… sabia de las opciones…bueno, pensé que las conocía todas… pero la Vida, siempre nos sorprende.
Pensaba que el hecho de ponerme oxitocina me haría sentir que aquello no era natural…pero lo fue…era mi parto…eran mis contracciones… estaba Llucia… estaba Antonio… Era hermoso y desgarrador a partes iguales.
Llucia me reconfortaba con su constante sonrisa que le quita hierro hasta a una contracción de oxitocina, ¡¡que se dice pronto!! Me daba masajes, me acariciaba, me susurraba… y yo, me dejaba hacer, rendida y agradecida… en ese momento tan ÚNICO.
Antonio también fue un «doulo» perfecto… me costó confiar en que así sería pero, me demostró una vez más, que su intuición está por encima de su razón.
Después de 10 horas de oxitocina y ya no con contracciones sino con una constante contracción y cero dilatación, decidimos ponerme la epidural para ver si mi cuerpo se relajaba y podía comenzar a dilatar… después de dos horas de espera, literalmente temblando constantemente y con apenas efecto de la epidural y cero dilatación, se decidió hacerme una cesárea de urgencia. Llucia, que me había estado agarrando durante esa contracción infinita se despidió para que pasara Antonio antes de irme al quirófano.
Hasta el inicio de la contracción sin fin, sentí mucha culpabilidad…de no dilatar… sentía que era responsable porque no lograba comportarme como un animal… sin pensar… sentía que el hecho de no dilatar era culpa mía… se que Llucia y las comadronas me decían cosas para consolarme… pero no recuerdo nada… solo la pena de sentirme responsable de ese fallo… Y resulta que es normal… llegué sin trabajo de parto, empezando de cero… así que es probable que pase lo que pasó, que no dilates… hice todo lo que estuvo en mis manos para no entrar en ese quirófano… para parir vaginalmente… porque parir, PARÍ…
Antes de entrar en el quirófano… la verdad… no estaba muy en mi cabales… lo recuerdo todo difuminado… recuerdo entrar… que me atasen… recuerdo decirles que en mi plan de parto pedí que no me atasen (¡¡fíjate tu!!)… recuerdo que me pedían que estirase las piernas pero la epidural no me había hecho el suficiente efecto… tenía demasiada oxitocina en el cuerpo así que sucedió la única situación para lo que no estaba preparada… anestesia general… Me desperté 4 horas después en reanimación… me apretaban el abdomen para detener una hemorragia… atonía uterina… dolor…contracciones… morfina… gente amable… dolor… no había espacio para pensar en nada más… para comprender qué estaba pasando, qué hora era… qué hacía allí… Las horas pasaron y después de ponerme una transfusión Antonio llegó… ¿Antonio?… no me había parado a pensar dónde estaba ni que había pasado, ni dónde estaba mi bebé… supongo que estaba en modo supervivencia.
Entonces me enseñó una foto de Candela… me dijo que era preciosa y que estaba bien… No sentí nada… gracias que no sentí pena… la que sentí cuando todas las drogas que me inundaban desaparecieron… la que sentí al darme cuenta de que no había estado allí para verla nacer… para no tener ese agujero en el parto…
Gracias que no tuve esos pensamientos cuando todavía estaba allí.
A las 5h de la mañana me subieron a la habitación y por fin la conocí… la olí, la toqué… mi querida Llucia estaba allí, por supuesto, acompañando a mi familia… a Antonio y a Candela… y acercándola a mi pecho en cuánto se pudo.
Mi pequeña se agarró con hambre y fuerza, la que luego nos ha enseñado un día tras otro que es «su manera»… entonces… me desconecté… me dormí con ella cerca de mi corazón, ahora al otro lado de mi piel…
Ojalá supiera escribir con palabras más certeras… más finas… más adecuadas para describir lo que ha sido esa vivencia para mi… si se que es lo más intenso y lleno de amor que he vivido en mi vida y mi parto, es mío… lo repetiría aún con todos los infortunios, porque es MIO, Candela es como mi ángel, salió de mi, por una puerta no esperada, pero su puerta, la que ella escogió… igual que unos meses antes de quedarme embarazada sentí que ya me había escogido… sentí que ya era mamá… me sentí en paz y entonces aterrizó…
Mi camino, nuestro camino ha sido más tranquilo y seguro gracias al acompañamiento de Llucia… figura que siempre estará en nuestras vidas por ello… Me dio siempre todo cuanto necesité, unas veces porque se lo dije y otras porque lo adivinó…
Testimonio parto con doula
acompañArte
1 comentario
  1. Susana
    Susana Dice:

    Enhorabona Lorena, no va ser com sommiaves però a Candela li serà sempre igual. Felicitats als tres i quina sort tenir al costat a una persona com descrius na Llucia. Jo he parit vaginal i x cesàrea i mai ha estat com pensava, llegia o sommiava, però els parts, foren com foren, em van fer MARE la millor versió de mi mateixa. Besitos des d’Eivissa.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *