Testimonio Ida, Jorge y León (07-08-18)

Es muy común que los encuentros con las familias que solicitan una doula vengan a través de recomendaciones, por eso a veces soy la doula de las amigas de un mismo grupo, como ocurrió en este caso. Parir es un acto muy potente, es muy físico, emocional y espiritual al mismo tiempo, por lo que es importante quién te acompaña,… queda fuera el mental, que tiene que quitarse de en medio para que todo el proceso se desarrolle con toda su fuerza. Esa es la razón por la que en un parto sobran las palabras y apenas tiene importancia el idioma que hablas. Nos une el idioma del corazón.

Con Ida y Jorge hubo entendimiento desde el primer encuentro, ellos son una pareja muy conscientes y muy unidos, sabían lo que querían y cómo lo querían. Estar cerca de familias así es un privilegio, además de fácil.

Fue hermoso danzar alrededor del fuego que crearon en su nacimiento como padres, todo amor y todo instinto. Incluso, cuando la vida les puso en la tesitura de ir al hospital, siguieron conectados los hilos invisibles de unión entre ellos, para recibir de la mejor manera a León.

Acompañar a Ida fue una experiencia increíble, además de un placer, cuando recordamos aquellos momentos no podemos evitar emocionarnos y sentir ese vínculo especial que queda en el corazón a pesar del paso del tiempo. 

 

Encontramos a Lucía a través de las recomendaciones de varios amigos y después de reunirnos con ella, ambos confiamos instintivamente en ella y sentimos que queríamos que Lucía formara parte del nacimiento en casa de nuestro hijo. Nos cautivó su energía tranquilizadora, tranquila pero juguetona y positiva. Ella es una gran oyente y parecía que inmediatamente nos entendía como pareja, a pesar de que mi español no es muy bueno y, sobretodo, respetaba nuestros deseos. ¡Parecía que la conocíamos desde hacía mucho tiempo!

Para vincularme más con Lucía durante los meses previos al nacimiento, realicé dos masajes que fueron muy agradables. En el segundo, que estaba cerca del nacimiento, se estaba comunicando en silencio con mi bebé con sus manos sanadoras y su energía, fue una experiencia hermosa y emocional.

Durante la noche real del parto, Lucía llegó con el equipo de parto y se mezcló de una manera muy natural y segura en nuestro hogar. Durante todo el parto no creo que me haya comunicado mucho con palabras, pero Lucía resultó tener un sexto sentido en lo que necesitaba, tanto si era refrescarme con toallas húmedas, darme un masaje en la espalda o conseguirnos agua. Ella realmente respetaba la mágica burbuja de nacimiento en la que estábamos mi compañero y yo, lo cual era nuestro deseo, y logró ser de ayuda sin perturbar nuestro precioso momento privado. Cuando, en la fase de empuje, tuvimos que ser trasladados al hospital a medida que bajaba el ritmo cardíaco del bebé, Lucía vino con nosotros y fue de gran ayuda para mi pareja, que tuvo que permanecer en la sala de espera durante la cirugía. Ella también se quedó para asegurarse de que el bebé comenzara a comer adecuadamente, además vino a visitarnos unos días después y también se mantuvo en contacto por WhatsApp y estaba disponible para cualquier pregunta que tuviéramos, lo que realmente aprecié.

¡Realmente amamos a Lucía y la recomendaríamos a cualquier persona interesada en tener la presencia de una doula en el parto!

Ida

 

(Texto original)

We found Lucía through recommendations from several friends and after meeting with her, we both instinctively trusted her and felt that we wanted Lucía to be part of the home birth of our son. We were smitten by her reassuring, calm yet playful and positive energy. She was a great listener and it felt like she immediately understood us as a couple, even though my Spanish is not so good, and was respectful of our wishes. It seemed as we had known her for a long time!

To bond more with Lucía during the months before birth I went for two massages that were both really nice. In the second one which was close to birth, she was silently communicating with my baby with her healing hands and energy and it was a beautiful, emotional experience.

During the actual night of the birth, Lucía arrived with the birth team and blended in in a very natural and confident way in our home. During the entire labor I don’t think I communicated much with words, but Lucía turned out to have a sixth sense in what I needed, weather it was to cool me down with wet towels, give a back massage or get us water. She really respected the magical birth bubble that me and my partner were in, which was our wish, and managed to be of assistance without disturbing our precious, private moment. When, in the pushing phase, we actually had to be transfered to the hospital as the baby’s heart rate went down, Lucía came with us and was of great support for my partner who had to stay in the waiting room during surgery. She also stayed to make sure that the baby started eating properly, plus came to visit a few days later and also stayed in touch on WhatsApp and was available for any questions that we would have, which I really appreciated.

We really love Lucía and would recommend her to anyone interested in having a doula present at birth!

Ida

acompañArte

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *