Entradas

Testimonio Cris y Carlos

Testimonio de Cristina y Carlos (17-01-03)

Me puse con contracciones regulares en casa a las 22h de la noche del 2 de enero. Apagué las luces, puse música y en un ratito llegó mi marido. Estuvimos solos, riendo, hablando, sabiendo que eran nuestros últimos momentos solos en casa y también “solos” para siempre.

A las 4h de la mañana llamamos a Lucía. Las contracciones eran cada vez más intensas y queríamos estar en casa el máximo tiempo posible. Cómodos, tranquilos, en familia. Estuvimos los tres juntos en casa hasta las 9:30h de la mañana. En ese tiempo, ella estuvo todo el rato conmigo, acompañándome, recordándome que me sentara y descansara entre contracción y contracción, sabiendo que quedaba mucho tiempo y que tenía que reservar mis fuerzas. Me masajeaba la espalda y me recordaba que respirara. Eso es algo que me sucede cuando estoy con Lucía, es capaz de apaciguar mi respiración sólo escuchándola a ella respirar profundo.

Nos fuimos al hospital y allí tuvimos la suerte de poder estar los tres juntos dentro de paritorio. Tanto ella como mi marido sabían que era muy importante para mi tener un parto natural, y los tres trabajamos en equipo para ello. Los dos me apoyaron y animaron continuamente, y no me hubiera imaginado mi parto sin ninguno de ellos. Los dos se complementaban. Los sentía tranquilos, me transmitían paz, y sobretodo sentía que los dos confiaban plenamente en mi y en mi capacidad para conseguir el parto que quería.

Tuve una experiencia de parto mágica y, si volviera atrás, volvería a repetirlo todo.

Gracias Lucía. Gracias por acompañarnos en el nacimiento de nuestra familia.

Cristina y Carlos

Parto Cris y Carlos

Manos de Cris y Carlos

Parto hospital Cris, Carlos y Llucia Doula

acompañArte

Doulaje

Testimonio de Celi y Marc (16-08-23)

“Cuando me quedé embarazada de mi primera hija no sabía que era una doula. Fue una amiga que acababa de hacer la formación de doula que nos introdujo esta figura.

Durante el primer embarazo fue ella quien hizo las prácticas con nosotros y nos acompañó nuestros miedos, inseguridades y dudas. Y nos apoyó la decisión de parir en casa.

Con el segundo embarazo, donde parece que ya lo tienes todo aprendido, nuestra doula Llucia ha estado a nuestro lado con una predisposición y una escucha casi sin condiciones. No sólo es el acompañamiento emocional, también la parte física y su asesoramiento en lactancia para poder tener una lactancia feliz.

Para mi las doulas son una especie de ángeles que están pero parece que no. Sutiles, atentas y amorosas.

Ahora, después de tener el segundo hijo, valoramos más esta tarea porque llegar con las emociones sanas al parto y luego, atender conscientes el posparto, hace que podamos disfrutar de este viaje que es parir y criar.

Celi

Testimonio experiencia con una doula

 

“Para mí la doula ha sido un privilegio.

Son la definición máxima de lo que entendemos por acompañamiento respetuoso.

Son como las hadas que custodian los partos.

Marc

acompanarte