aprender a ser doula

Porqué hacer una formación de doula

Si sientes el impulso de ser Doula necesitas una base desde la que desarrollar tu profesión, para ello es muy importante que hagas una buena Formación de doula. Entonces, empezamos por el principio…

 ¿QUÉ ES UNA DOULA?

La doula es una mujer con formación específica que acompaña a otras mujeres con apoyo emocional continuo y ayuda práctica, en cualquier etapa de su maternidad.

Para ser doula puedes partir desde donde sea que te encuentres como mujer: tener cualquier profesión (o ninguna), saber muy claro lo que quieres o estar en búsqueda de encontrar tu sentido de la vida, ser madre o no, ser joven o mujer madura,… adentrarte en este camino de conocimiento va a cambiar tu vida para siempre, tanto a nivel profesional como personal. Poco a poco descubres que la formación de doula es un camino hacia ti misma, porque solo puedes dar aquello que ya posees y transmitir confianza sobre aquello que tienes integrado de forma natural.

La maternidad engloba algunas de las etapas vitales más importantes en la vida de la mujer, el bebé y su familia. La maternidad bien acompañada marca una gran diferencia sobre la calidad de la experiencia para todos los protagonistas y, por reflejo, para la sociedad entera. De hecho, ser doula es una manera de estar en el mundo, al mismo tiempo que es una forma de cambiar el mundo. 

¿Porqué es importante la FORMACIÓN DE DOULA?

Dentro de la AED (Asociación Española de Doulas) hemos reflexionado mucho sobre todo lo que nos concierne a las doulas y consideramos que para desarrollar nuestra profesión es importante tener una  buena Formación de doula, por lo tanto nos parece insuficiente hacer un curso de UN fin de semana, leer unos cuantos libros e ir de por libre y sin red de ninguna clase. De este tipo de aprendizaje no estructurado surgen mujeres que se hacen llamar doulas,  que tienen grandes lagunas de información verídica o, por ejemplo, dan una imagen de “hippy” que le dice a las demás como tiene que vivir su maternidad. Y nada más alejado de la realidad, porque por principio LA DOULA ACOMPAÑA  CUALQUIER CLASE DE MATERNIDAD, LA QUE CADA MUJER ESCOGE DESDE SU MOMENTO VITAL Y NECESIDADES.

Para ser una buena doula necesitas entender profundamente de qué trata esta profesión: las funciones que te competen (y las que no), los conocimientos específicos de los aspectos fisiológicos y emocionales de cada etapa de la maternidad, las cualidades que necesitas desarrollar para el “arte de acompañar”, las cuestiones legales, las particularidades del país y la cultura dónde vas a desarrollar tu labor… en definitiva tener claro el encuadre, el fondo y la forma para ser impecable en tu trabajo diario, ofreciendo un servicio personalizado y de alta calidad y, además, poder disfrutar con ello. Solo una formación de doula que contenga todas estas características, sirve de base. Esto implica que una buena Formación de doula básica debe tener un mínimo de unas 150 horas (entre lectivas y prácticas) y, preferiblemente alrededor de 240 horas. Y las doulas siempre estamos en formación continua, aprendiendo y revisando tanto nuestros conocimientos técnicos, como nuestra forma de acompañar: cercana, profesional, empática y sin juicios.

De la ignorancia de estos conocimientos pueden surgir malas praxis que perjudican seriamente a toda la profesión. Así que tener formación de doula es en beneficio tuyo, de las mujeres y de toda la profesión de doula.

Desde estos mínimos conocimientos correctos y mientras haces la formación de doula, empiezas tus prácticas tutorizada por una doula experta a la que puedes consultar las dudas sobre cualquier aspecto de tu labor y así, poco a poco, ir adquiriendo la experiencia personal que te permitirá transmitir tranquilidad y confianza, que es la base de tu relación como doula con las familias.

Y si estás interesada en hacer una Formación de Doula, también es muy importante que tengas varias cosas claras sobre la legalidad que, a veces, crean confusión:

  • La Doula NO es personal sanitario.
  • La Constitución Española ampara la libre elección de profesión y la Formación de doula es legal aunque no esté regulada (esto solo es exigible a ciertas profesiones como las sanitarias).
  • Las doulas no necesitamos poseer una titulación oficial, igual que muchas otras profesiones, que también son legales.
  • Las doulas no contamos con un epígrafe específico en el IAE, pero nos podemos dar de alta en epígrafes afines (igual que hacen otras profesiones).
  • Toda mujer tiene derecho a decidir quién quiere que le acompañe en su parto.

Si quieres saber más sobre diferentes aspectos de la profesión de doula, y lo que me aporta a mi misma a nivel personal, te recomiendo la lectura de la entrevista que me hizo Aguamarina en el blog “De mi casa al mundo” con motivo de la promoción de la Formación Doulas Mallorca 2016, todos los contenidos son vigentes a día de hoy y se titula

El equipo de Doulas mam hemos llevado a cabo tres promociones de Formación de doulas de excelente calidad, somos pioneras en incorporar los contenidos que actualmente se avalan desde la AED, contamos con la colaboración de ponentes de prestigio en sus respectivos campos de conocimiento y nosotras mismas tenemos amplia experiencia práctica en la profesión de doula.

 

Si sientes el impulso de ser doula, apúntate al próximo curso

 

 

Doulas mam

acompañArte

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *