Como desinformar, pareciendo que informas: entrevista en El Mundo (15-02-22)

Lucía Mir, osteópata, 51 años

Osteópata de profesión, soy doula desde hace 7 años. Acompaño partos en hospital y a domicilio, siempre con la presencia de personal sanitario acreditado. He llegado a formarme como doula, primero de forma gradual, al trabajar con mujeres antes y después de parir, en una relación de acompañamiento, apoyo y consciencia, que es la base de mi trabajo como terapeuta. Más tarde con la formación específica a través de Mares Doules de Barcelona, a cargo de diferentes profesionales de la salud.

Pero más importante que mis conocimientos es mi forma de ser y estar presente en uno de los momentos más intensos e importantes de la vida de las mujeres. El Informe Doulas está plagado de mentiras que insultan a la inteligencia y a la libertad de las mujeres, con injurias y calumnias que afectan a todo el colectivo de doulas. Ignoran evidencias científicas, recomendaciones de la OMS y la normalidad de la figura de la doula en muchos países de nuestro entorno.

Otra cuestión es que en todas las profesiones hay algunas personas que ejercen de forma incorrecta. Soy vicepresidenta de la Asociación Española de Doulas, pertenezco a las asociaciones Doulas Baleares, Mares Doules, ABAM y Círculo Materno. Y estos días las doulas estamos recibiendo el apoyo de muchas mujeres de España y del resto del mundo. Porque las doulas somos las primeras interesadas en que se denuncien estos casos y se depuren responsabilidades”.

http://www.elmundo.es/cronica/2015/02/22/54e8669622601d73708b457b.html

Paco Rego

Hasta ahí, lo que yo dije y, he aquí lo que se montan los periodistas:

Entrevista El Mundo a Llucia

 

“El periódico El Mundo contribuyó alegremente a la DESINFORMACIÓN  haciéndose eco, reiteradamente, del contenido del Informe Doulas. Quiso hacer gala de imparcialidad entrevistando a varias doulas que expresamos nuestro parecer sobre el tema. Aún así, se les vio el plumero al periodista y a la línea editorial, repitiendo los argumentos más sensacionalistas para seguir desinformando, pero que pareciera que informaban. 

Solo conozco a una de las doulas que, como yo, se animó a expresarse y puedo asegurar que teníamos poca confianza en su imparcialidad, es evidente que no se atrevieron a cambiar nuestros textos (enviamos nuestro testimonio por correo electrónico) y, por lo menos, ahí quedan nuestras palabras. Pero si nos fijamos en la composición de la página, tenemos un ENORME LETRERO SENSACIONALISTA sobre la placenta y vuelta a repetir en letras más grandes lo de ser acusadas de canibalismo, justo al lado de unas fotos donde salgo yo trabajando como doula (evidentemente sin estar haciendo tragar pastillas a nadie, ni robando placentas para preparar mejunjes sospechosos de brujería)…de las que “casualmente” NO ME HABÍAN PEDIDO PERMISO PARA UTILIZAR (las cogieron de una web), a pesar de que tuvimos varias conversaciones telefónicas e intercambiamos varios correos. Pero, sinceramente, aparte de hacerle llegar mi indignación al periodista, pasé de denunciarlos porque no me interesa perder mi tiempo, ni mi dinero.

Los del Mundo toman por tontas a las mujeres ya que, según ellos, son fácilmente influenciables por brujas malvadas y encima, no se dan cuenta. Yo no se si existe una mujer que se vio en una situación como la que se describe, pero me permito dudar que sea real, porque vista la “catadura” y “caradura” de los des-informadores a la carta, a mí ya no me extraña nada. Pero imaginemos por un momento que “algo” de todo ello sea cierto y me pongo a recordar la que liaron en TODOS los medios de comunicación con el tema. Y, a pesar que se supone que tienen carrera universitaria, hacen gala de su ignorancia, porque acusar a todo un colectivo no tiene ningún sentido, ya que los delitos solo los pueden cometer las personas físicas. Y ya están tardando en denunciar a quién se supone hizo tanto mal.

Es tan infantil que roza lo patético, pero no tiene nada de inocente esa malevolencia hacia la libertad de las mujeres que reclaman estar acompañadas de quién ellas quieran en sus maternidades. Pero el verdadero mundo está cambiando, aunque ellos no se den cuenta” 

Y es que no hay peor ciego, que el que no quiere ver

Llucia Doula

 

acompanarte

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *