Película Loba 500px

Reflexiones sobre la película Loba

Me gustó “Loba”, es una película bien narrada, con bellas imágenes y con testimonios de cuatro países con bastantes diferencias culturales: España, Francia, México y Cuba, pero que, sin embargo, comparten la triste realidad de la tendencia exagerada a la medicalización del parto, que desemboca en demasiados casos, en “violencia obstétrica” ejercida contra las mujeres y sus bebés. Queda reflejado que para llegar a ese punto, en el que se sobrepasan con mucho las recomendaciones de la OMS sobre los porcentajes donde son necesarias las intervenciones médicas, primero hay una infantilización, desinformación y desempoderamiento de la mujer. 

En la película subyacen todo el tiempo, varias ideas con las que estoy totalmente de acuerdo: una buena parte del cambio que se necesita vendrá cuando las mujeres retomen su Poder, se informen, conecten con su instinto y además exijan sus derechos. También, cuando haya muchas más matronas por población, y que éstas sean las portadoras y defensoras de los procesos fisiológicos naturales.

Una parte del desarrollo de la trama corresponde a la defensa de la Partería Tradicional, algo con lo que también estoy de acuerdo porque las mujeres que la han practicado durante toda su vida tienen mucha sabiduría acumulada sobre estos procesos naturales, y en países como México, siguen existiendo linajes de parteras vivas a las que ahora, en aras de la modernidad y el control, se les niega siquiera el derecho de ejercer y no se aprovechan sus conocimientos.

Pero en España y, supongo que en Francia por proximidad cultural, ya se rompieron hace tiempo esos linajes y las comadronas deben buscar su profunda formación humana y/o complementaria de otras maneras, más allá de lo que les enseñan en la facultad.

Y aunque todo el tiempo se habla de la importancia de un buen acompañamiento a la mujer durante su maternidad, he notado a faltar que se hable de las DOULAS, las mujeres que dan apoyo emocional continuo durante cualquier etapa de la maternidad y no son personal sanitario.

Más allá de que la película tiene su limitación de metraje, es difícil plantear los cambios de paradigma y del empoderamiento de la mujer, sin explicar qué significa la figura de la doula en nuestras sociedades modernas, cuáles son sus funciones y porqué cada vez más mujeres las utilizan para transitar su maternidad. 

Con todo ello, el concepto de “Loba” es muy interesante, y aunque estuvimos codo con codo en el debate después de la película, me gustaría compartir largamente con Catherine toda esa información esencial sobre las doulas que eché tanto en falta en su película.

Y me reivindico, nadie puede negar el derecho de la mujeres de ser acompañadas por quién elijan, sin caer de nuevo en el error de infantilizarlas. Y tengo el honor y el privilegio de HABER ACOMPAÑADO A MUCHAS LOBAS, en su proceso de transformación.

GRACIAS a todas ellas.

10600656_813353888808790_8333509240938479640_n

Y he aquí mi aportación al interesante debate posterior:

Hola, me llamo Lucía y soy DOULA del equipo Doulasmam.

Como doula acompaño con apoyo emocional continuo a otras mujeres durante cualquier etapa de la maternidad y participo en encuentros de mujeres que comparten sus experiencias como madres. Bajo esta perspectiva conozco muchas historias de parto, tanto de forma directa como por boca de sus protagonistas.

A la pregunta de si es posible parir de forma natural en un mundo tan artificial, mi respuesta es SI. Aunque no siempre es fácil. Las estadísticas hablan: es más común en un parto en casa, es menos frecuente en un parto de hospital privado que en uno de hospital público, y dentro de estos, es más probable en unos que en otros.

Si tuviera que valorar el factor más importante para conseguir un parto natural, diría que es el EMPODERAMIENTO DE LA MUJER. La que, además de leer, preguntar y estar bien informada, tiene la capacidad de centrarse en sí misma conectándose con su instinto y confía plenamente en su propio cuerpo.

El siguiente factor más importante es un entorno apropiado a la fisiología, recordemos: SEGURIDAD, PENUMBRA, SILENCIO, CALOR, CONFIANZA… y que este entorno sea propiciado por los profesionales que la acompañan. Todas las personas que rodean a una mujer pariendo, deben estar convencidas de que la madre y el bebé son los absolutos protagonistas de ese parto.

Cuando una mujer toma la decisión consciente de ser acompañada de su pareja y de su doula, o de quien desee, expresa una necesidad y expresa un derecho. Cuando esa mujer llega al hospital, probablemente después de horas de dilatación en casa, se le hace muy difícil tener que escoger entre su pareja y su doula para que solo uno de los dos entre con ella a paritorio.

A los profesionales sanitarios os recomiendo la experiencia de permitir en paritorio la compañía de la pareja y la doula, ver y sentir de primera mano como fluye el parto con ese trabajo en equipo. En esta sala hay doulas y matronas que lo hemos experimentado y ha sido siempre fantástico, y algunas madres y padres aquí presentes son protagonistas de estas historias.

Para mejorar la atención al parto en nuestro entorno, una de las ideas más sencillas y poderosas que conozco es utilizar el Poder de la Palabra, expresar verbalmente y por escrito aquello que hemos sentido y hemos vivido.

Si cada vez que tenemos una experiencia negativa, dejamos constancia escrita de forma asertiva en atención al paciente, esa es una manera de que los profesionales se hagan conscientes del efecto que producen sus palabras o sus actuaciones en las vidas de las mujeres. Y con esa información tienen la posibilidad de cambiar.

Si además, un profesional que trabaja con vocación y respetando tanto la fisiología como a la persona, recibe el refuerzo positivo del agradecimiento, es animado a seguir por el mismo camino. Recordemos que, a veces, trabajan presionados por otros compañeros que tienen una visión más mecanicista o medicalizada de la relación sanitario/usuario.

La idea es que los cambios de paradigma surgen de los cambios individuales manifestados en la realidad cotidiana y esparcidos con el boca a boca.
Muchas mujeres estamos trabajando por un mundo mejor, por un mundo en el que a todas las mujeres se nos permita parir en libertad y respetando todas nuestras decisiones. Un mundo de “Lobas”.

Debate Loba

Doulas y Catherine

acompañArte

 

profesión de doula

¿Alguna vez has pensado en ser doula?

 Si sientes el impulso de SER DOULA te va a gustar leer esta entrevista que me hizo Aguamarina para su blog “De mi casa al mundo” en Octubre de 2015, la transcribo íntegra ya que me encanta como quedó y, además, es totalmente vigente porque el equipo Doulas mam estamos preparando la próxima

 

Aquí están las palabras y las preguntas de Aguamarina, junto a mis propias reflexiones sobre la profesión de doula y lo que significa para mí:

 

Mar Brunet, Mikel y Llucia

 Cuando me convertí en madre no tuve una doula a mi lado. Si apenas conocía lo que era, pero cuánto la necesitaba.

Y más tarde, a medida que mi proceso como madre iba profundizando, e iba despertando hacia la consciencia, tuve la certeza de que nunca, ninguna mujer que se convierte en madre debería sentirse tan poco acompañada, sin apoyo, como yo me sentí.

Ese fue el auténtico motor que me llevó a crear Mamamorfosis, que al fin y al cabo no deja de ser una especie de mini-doula virtual; la voz de 200 madres que acompañan emocionalmente a cualquier mujer que lo lea, ¿pero es suficiente?Creo que no, necesitamos más doulas presenciales.

Estos días estoy sintiendo una llamada, estoy planteándome formarme para ser doula pero ¿por qué?, ¿qué lleva a una mujer a ser doula?, ¿cómo es la preparación?, ¿sabré ayudar y acompañar a otras mamás?, ¿cómo se hace eso?, ¿me servirá para mi propia maternidad?, ¿me podré ganar la vida con ello?, ¿no deberíamos todas las madres formarnos para saber acompañarnos?…

Son muchas las preguntas y cuestionamientos, y ha sido una cara de la Luna, Llucía Mir, mamá consciente y doula de referencia en Mallorca, quien me ha echado una mano aportando su mirada y su experiencia. 

Doulas Mallorca

Gracias a Llucia (la primera de la izquierda), que junto a su equipo de Doulas Mam Mallorca (Cristina Seguí y Magda Rodríguez) trabaja desde hace años en el arte de acompañar, he podido dar respuesta a los grandes interrogantes que me planteaba:

¿Qué es una doula?

La DOULA es una persona con experiencia y formación en los diferentes procesos maternales, que acompaña a las familias con apoyo emocional continuo durante cualquier etapa de la maternidad.

Con su presencia, escucha y disponibilidad favorece un espacio en el que las parejas pueden expresar y desarrollar su propio camino de paternidad/maternidad.

La doula es escogida porque transmite tranquilidad y confianza a través de sus cualidades como persona, más allá de lo que sabe o de lo que hace.

Las doulas tienen una larga tradición en muchos países, en algunos de ellos las doulas están integradas en los servicios a la maternidad del Estado.

Cada vez más familias solicitan sus servicios porque son conscientes de la importancia del acompañamiento emocional continuo para tener una experiencia de maternidad más positiva y fluida.

¿Qué hace una doula?

FUNCIONES DE UNA DOULA

El trabajo de la doula es dar apoyo y acompañamiento continuo, en aquellas etapas de la maternidad donde se la solicite. Ofrece un espacio de reflexión donde las parejas exploran lo que para ellos es importante.

Durante el EMBARAZO

Puede ayudar para hacer un Plan de Parto, y también ofrece información sobre las diferentes opciones de parto, básicamente parto en casa u hospital público o privado.

Durante el PARTO

Ofrece un acompañamiento físico y emocional desde el inicio del proceso hasta el final.

Durante el POS-PARTO

Ofrece apoyo logístico y emocional, son bastante comunes las dificultades en lactancia cuando las madres salen del hospital y se encuentran solas en casa, pueden ser momentos muy difíciles. También ofrece información práctica sobre redes de familias dentro de nuestra comunidad.

Cada doulaje es diferente

Hay padres que tienen las cosas muy claras desde el principio, dicen lo que necesitan y en qué situaciones. Para otros es más bien un proceso en el que ellos mismos, expresando en voz alta sus dudas o necesidades, van descubriendo qué quieren y cómo lo quieren.

profesión de doula

¿Qué tipos de familias atiende una doula?

Las doulas apoyan a mujeres y familias de todos los estratos sociales, religiosos y étnicos, incluyendo a parejas, familias monoparentales, parejas del mismo sexo, familias con pocos recursos, ejecutivos, estudiantes, abogados, matronas, médicos, etc.

Las familias que solicitan una doula son muy variadas, lo que tienen en común es la consciencia de la importancia de la etapa que están viviendo.

Están las mujeres que no tienen pareja (por decisión propia o por circunstancia vital), las que tienen a su familia extensa lejos o que, como en muchos casos, la familia de apoyo también tiene sus propios trabajos y poco tiempo libre.

Están las que tienen criterios de crianza muy diferentes de su familia de origen y en vez de ayudar ejercen presión sobre ellos a la hora de tomar sus decisiones informadas.

También algunas familias sienten que el apoyo incondicional de su doula les ayuda a empoderarse ante las inercias de la sociedad.

Son comunes las mujeres que han tenido un parto o un aborto traumático anterior y quieren tener más conocimientos y control sobre su próximo parto, pero sobretodo apoyo emocional personalizado para transitar la experiencia.

¿Qué se necesita para ser una doula?

No se necesita ninguna condición previa para ser doula, pero para ser una buena profesional hay que aprender y desarrollar muchos aprendizajes y tener el compromiso de seguir reciclándose a lo largo del tiempo.

8 razones para ser doula

Le he pedido a Llucia que comparta con nosotros/as desde su experiencia personal qué le aporta esta profesión que ama. Esto es lo que nos cuenta:

“Hay muchas cosas que me aporta mi profesión de doula y quiero compartir alguna de las que más impacto tienen en mi vida:

(1) Soy testigo cercana de lo importante que son las vivencias alrededor de la maternidad, para la díada madre/ bebé y para el padre, tanto en el momento en que sucede, como en las consecuencias a lo largo del tiempo.

(2) Acompañar un parto es un chute de vivir el presente, la llegada a esta tierra de un bebé es un momento tan intenso y tan sagrado, que solo hay espacio para Ser y para Sentir, deja de existir el Tiempo para todos los que orbitamos alrededor del Planeta Parto.

(3) Las redes de apoyo, de encuentros  y de información transversal se convierten en las “tribus” de nuestra sociedad moderna, como doula me siento correa de transmisión y co-creadora de redes.

(4) Las madres están llenas de coraje en las situaciones más inimaginables, ver tantas maternidades y tan variadas me aporta interesantes recursos para mi propia maternidad.

(5) Solo puedo acompañar desde el mejor lugar, si antes soy capaz de acompañarme a mí misma, por lo que siempre estoy revisando aquello que me ayuda a madurar como persona y procuro estar conectada con mi ser esencial.

(6) Estar tan cerca del nacimiento, algunas veces significa estar cerca de la muerte, acompañar los duelos es triste y hermoso a la vez, veo crecer en profundidad a los padres desgarrados por el dolor ¡hay tantos aprendizajes en dejar partir!

(7) Me encanta la capacidad de equilibrar que tienen los gestos sencillos: una mirada, la escucha, un toque,… mi papel como doula es humilde y poderoso a la vez, lo pequeño se hace grande.

(8) El arte de acompañar lo puedo aplicar en todas las facetas de mi vida, tanto profesionales como personales, no puedo controlar lo que pasa o lo que siento, no puedo salvar a nadie de su momento personal, pero puedo acompañar con empatía y sin juicio, aceptando las circunstancias y a las personas tal como son.”

Lo cierto es que sus palabras han contestado muchas de mis preguntas.

Entonces, si quiero ser doula, ¿dónde puedo formarme?

Precisamente Doulas Mallorca, el equipo de mujeres donde trabaja Llucia, pionero en España en ofrecer sus servicios especializados, ofrece una formación de gran calidad que proporciona las herramientas necesarias para acompañar con los conocimientos apropiados que favorecen en el ámbito profesional la satisfacción personal y la de las familias.

La próxima edición comienza en enero de 2018 y tiene una duración de 10 fines de semana.

Es una formación que se realiza en Mallorca pero a la que por su gran calidad han asistido personas de otras comunidades autónomas en ediciones anteriores.

El equipo de Doulas Mallorca gestiona muchas veces los alojamientos y facilita la logística de los traslados.

Formación Doulas Mallorca

Si quieres saber más de la formación, te recomiendo que visites su web donde encontrarás con detalle la programación, profesionales que participan, precios, plazos.

¡Importante!

¿Qué dirías a las personas que se plantean apuntarse a la formación?

Les diría que escuchen la llamada de su intuición, este curso aporta herramientas muy interesantes tanto a nivel personal como profesional,  las alumnas que la han llevado a cabo expresan la satisfacción que ha supuesto para sus vidas a estos dos niveles.”

 

acompañArte

 

Logos AED asociacion espanola de doulas

Carta a todas las doulas de España (17-05-09)

Me complace anunciar la nueva Web de la AED (Asociación Española de Doulas), es un paso más dentro del camino que como asociación vamos haciendo para profesionalizar y visibilizar la figura de la doula. Actualmente soy Vicepresidenta de la AED, por segundo mandato consecutivo, y desde ese lugar que implica, sobretodo, compromiso y trabajo,  me gustaría contaros algunas cosas de vuestro interés.

La AED nació en 2010 con la vocación de ser la asociación que aglutine a TODAS LAS DOULAS DE ESPAÑA, para fortalecernos como profesión y unificar criterios que nos sirvan de base a nosotras mismas, a las familias que acompañamos y a los profesionales con quienes colaboramos.

Para entrar en la AED necesitas ser doula profesional, eso significa que has de cumplir unos requisitos mínimos para asociarte, haberte formado como doula y tener algo de experiencia práctica y, además, firmar un Código Ético de compromiso con la profesión y con las compañeras doulas.

Ahora voy a hablarte de porqué es importante asociarse y porqué te recomiendo que sea en la AED:

  • La unión hace la fuerza. Desde siempre es así, en todos los ámbitos. Desperdigarse en soledad o en asociaciones regionales es poco útil, para ti y para la sociedad. Pongamos todas nuestra energía en el mismo sitio.
  • Buena base profesional. En la AED estamos trabajando desde el inicio multitud de temas que te interesan como doula y con procedimientos que, aunque lentos, aseguran la participación de todas las socias y desde ahí, cada una decide si lo hace como socia activa o socia colaboradora.
  • Información privilegiada sobre la profesión. Compartimos todos nuestros conocimientos y eso nos facilita nuestra vida profesional ¿Sabes porqué nuestra profesión es legal, aunque no esté reglada?, ¿Sabes a que epígrafe del IAE apuntarte como doula?, ¿Y como formadora de doulas?, ¿Sabes en que consiste una mala praxis en nuestra profesión?…
  • Asesoramiento jurídico. Contamos con una abogada a la que consultar nuestras dudas y que nos emite documentos que defienden con argumentos legales las peticiones de las familias a sus profesionales o centros de referencia.
  • Defensa de la dignidad de nuestra profesión. Si como doula te sientes sola o alguien te ataca injustamente, tienes a tus compañeras socias de respaldo moral y práctico.
  • Comité de Buenas Prácticas. Nos sirve para comprobar que todas las socias tenemos claras nuestras funciones y que sabemos cómo anunciarnos en las redes correctamente. También actuamos de mediadoras entre partes en conflicto. O sugerimos a personas que actúan de forma inadecuada, como corregir sus errores para su bien personal y en defensa del prestigio de la profesión.
  • Participación activa en la auto-regulación de la profesión de doula. Si queremos ser profesionales y que se respete nuestro lugar, hemos de ser conscientes de que es imprescindible unificar criterios y definir el marco de nuestra labor, sino, pueden venir desde otros ámbitos a imponernos su visión o intentar quitarnos de en medio para ocupar nuestro lugar.
  • Imagen profesional. Pertenecer a la AED te permite tener tu ficha de presentación en el apartado Encuentra tu Doula, separado por regiones. La AED ofrece una imagen seria y de confianza, recibimos a menudo peticiones de familias que quieren contactar con una doula que le quede cerca y siempre las remitimos a este link. En cuanto hayamos acabado de trabajar sobre las formaciones para doulas y sus contenidos, haremos lo mismo con las formaciones, ya que es frecuente que se nos solicite también esa clase de información.
  • Blog de la AED. Una parte importante del blog solo es accesible para socias, allí desarrollamos los temas que queremos debatir y todos los puntos de vista nos enriquecen y sirven para ir encontrando ese camino común que necesitamos como profesión.
  • Douleo de doulas. Tenemos un grupo de facebook  privado como herramienta de ayuda entre nosotras. Lo utilizamos cuando surgen sentimientos encontrados dentro de nuestros doulajes o dudas sobre lo más correcto, a veces simplemente para desahogarnos. También para compartir cosas de nuestro interés o artículos para nuestro facebook, para debatir o votar cuestiones sencillas, etc.
  • Rapidez de acción y de comunicación. Tenemos grupo privado de whatsapp para tener informadas a las socias (aparte del correo electrónico) y gestionar de forma rápida noticias que nos afectan como profesión.
  • La sinergia de grupo amplifica nuestra presencia en el mundo. Imaginemos que desde esa unión, cada vez que surge algo de interés para la profesión de doula, cuanta repercusión podemos crear compartiendo esa información en todas nuestras redes. Actualmente muchos de los artículos o comunicados que subimos a nuestro facebook sobrepasan las 2.000-4.000 personas alcanzadas y, en algunos casos alcanzamos 15.000-20.000 personas. Si trabajamos juntas podemos hacer llegar información veraz e interesante sobre nuestra profesión cada vez a más personas.
  • AED (Asociación Española de Doulas) es el mejor nombre para estar todas. Sin ninguna duda, tanto dentro de España como a nivel Internacional, ES EL NOMBRE CORRECTO para definir, acoger, aglutinar,… Además es un nombre ya consolidado y preparado para expandirse.

A todas las doulas que vais de solitarias, a las doulas que pertenecéis a otras asociaciones, a las doulas que acabáis de hacer una formación, a las que hacéis grupos locales de doulas, a las que estáis pensando en haceros doulas, … A TODAS LAS DOULAS DE ESPAÑA OS INVITO A HACEROS SOCIAS DE LAS AED. Estoy segura de que entre todas podemos ir mucho más allá y  unidas somos más fuertes.

 

acompañArte

Mar Brunet, Mikel y Llucia

Reflexiones sobre el tándem comadrona-doula

Soy comadrón especializado en la atención al parto humanizado, hace unos 30 años que atiendo partos a domicilio y en la actualidad he asistido más de 780 partos en casa.
Desde siempre trabajo con doulas, incluso antes de que en España se conociera esta figura y el papel que ellas desempeñan al lado de la mujer en su maternidad y de los profesionales que las atendemos.
Las parejas me escogen como profesional de referencia cuando después de explicarles la forma en que trabajo consideran que les proporciono la seguridad técnica y el trato personal que ellos están buscando. Como comadrón recae sobre mí la responsabilidad de comprobar en las diferentes etapas de la maternidad que la madre y el bebé están bien, y de forma muy especial en el proceso del parto.
Durante mi asistencia a los partos hago equipo con doulas porque ellas complementan mi trabajo y juntos abarcamos todos los aspectos más importantes que permiten vivir a la pareja la mejor experiencia posible.
Desde mi papel necesito conservar cierta objetividad para prever y detectar aquello que puede devenir en una complicación, la naturaleza desarrolla su fuerza y yo me mantengo en tercer plano mientras todo sigue su curso. En algún momento puedo proponer a la mujer algo que mejore la fisiología y siempre es ella la que decide qué hacer. En la fase del expulsivo y alumbramiento de la placenta estoy más presente y activo, comprobando la normalidad y cuidando que el nacimiento sea lo más sano y natural posible para la madre y el hijo que está llegando.
La doula se sitúa cerca de la mujer y su pareja ofreciendo tranquilidad con su presencia; pone su atención en el aspecto emocional de la mujer de parto y la acompaña facilitando su bienestar físico con pequeños detalles durante las diferentes etapas del proceso. Uno de esos detalles que considero importante son las palabras sencillas, de madre a madre, que la doula ofrece en los momentos de angustia o incertidumbre y que relajan a la parturienta y su pareja.
Con su experiencia y desde la intuición, la doula detecta cuando es mejor dejar espacio o acercarse, decir una palabra de aliento o mantenerse callada, mirar a los ojos o tocar suavemente, ofrecer un vaso de agua o preparar algo de comer. Su acompañamiento también facilita a la pareja sostener a la mujer e implicarse emocionalmente en el nacimiento del bebé.
A veces comento a la gestante que la doula es como una “epidural” pero sin efectos secundarios.
Sinceramente, la entrega y amor que veo en las doulas han ayudado en muchas ocasiones a que un parto abocado a la distocia, es decir, a lo patológico, haya evolucionado favorablemente. De hecho está comprobado que los hospitales que permiten la presencia de las doulas junto a la pareja consiguen una disminución muy importante de cesáreas, fórceps, anestesias y distocias comparadas con aquellos hospitales en que no se permite su acceso. La figura de la doula traspasa fronteras ya que está presente en muchos países y es un elemento muy interesante en la planificación de cualquier parto, sea domiciliario u hospitalario, si se pretende una humanización del mismo.
Desde mi experiencia práctica y positiva a través de los años de colaborar con doulas, expreso mi convencimiento de que es importante que en España se normalice su presencia en todos los ámbitos, ya que el respeto por la mujer que está de parto incluye respetar su derecho de estar acompañada de quiénes ella quiera, incluida su doula.
Mikel Mantxola

tándem comadrona-doula

 

Tengo muchas razones para estar convencida que el tándem comadrona-doula, tanto en parto domiciliario como en hospital, ofrece muchas ventajas para dar una atención profesional completa a las mujeres de parto. En este artículo el comadrón Mikel Mantxola, con el que colaboro integrada dentro de su equipo de “Atención al parto en casa” desde el año 2009, explica porqué el trabaja con doulas desde hace unos 30 años. Y en esta fantástica entrevista la comadrona Anabel Carabantes y la doula Paca Muñoz, cuentan su experiencia de colaboración, también en atención al parto en casa, desde hace unos 8 años dentro del proyecto “Ancara Perinatal”.

Ahí van mis propias reflexiones sobre el tándem comadrona-doula:

  • “No se puede estar en misa y repicando”, esto es lo más obvio. La matrona tiene una gran responsabilidad, que es la salud materno-infantil, y su foco de atención está puesto en este punto. En cambio la doula no tiene ninguna función médica, ninguna responsabilidad y su foco de atención es el acompañamiento emocional continuo (sin distracciones) y el bienestar físico (sin interrupciones) de la mujer que está de parto. Una matrona puede ser empática (yo personalmente creo que debe serlo), escuchar las necesidades de la mujer y procurar su bienestar, pero para ella es agotador entrar y salir del espacio emocional de la mujer y, lo que es seguro, es que no puede hacerlo de forma continuada si quiere mantener cierta objetividad.
  • Cada parto es único e imprevisible, pero, si nos atenemos a las estadísticas, la media de tiempo de un parto normal está entre 10-18h, generalmente más largos en mujeres que tienen su primer hijo (primíparas), aunque la variabilidad va desde partos muy cortos, hasta algunos que pueden durar varios días. ¿Cuánta atención completa puede ofrecer una sola persona atendiendo TODAS las pequeñas y grandes necesidades de una mujer de parto?, ¿Cuánta capacidad de reacción le queda a una matrona cuando está agotada física y/o mentalmente?. Cuando una matrona puede delegar la mayoría de los “pequeños detalles“, cuando puede descansar en los ratos en que su sapiencia no es necesaria, es más fácil  para ella estar fresca cuando se la necesite, es más probable que disfrute de su trabajo y que no se queme tanto ante la gran exigencia que requiere su profesión.
  • Los pequeños detalles son importantes, pueden marcar una gran diferencia en la percepción de la experiencia de la mujer de parto. Cuando la matrona está apuntando datos en el historial, cuando mira de cuántos centímetros de dilatación está la parturienta, cuando atiende a otras mujeres (ya que el ratio está muy lejos de ser 1/1)… es la doula la que “ve” que la mujer tiene sed, que tiene frío o calor, que necesita un cojín debajo de las rodillas, un masaje en la espalda o la pareja necesita ser tranquilizada. En los partos en casa estos pequeños detalles pueden abarcar, además, preparar comida, hacerse cargo de un hermano mayor o poner una lavadora.
  • ¿Qué papel juega la pareja? Aunque me centro en la importancia del tándem comadrona-doula, cada una aportando su saber desde su lugar, es evidente que cuando la pareja desea estar involucrada de forma cercana en el parto, eso es muy importante para los dos. Nadie suple a la pareja, aunque hemos de contar que algunas veces no la hay y otras veces no pueden estar (por motivos de trabajo, por aversión a los hospitales, excesivo nerviosismo que afecta a la mujer, necesidad de guardar a otros hijos..). Pero, la mayoría de las veces, la pareja está cerca del cuerpo y del corazón de la mujer de parto porque mantiene una relación única con ella y con el bebé que está naciendo. Si en estos casos, deciden contar con la ayuda de una doula (además de su matrona), entonces la diferencia es que puede implicarse emocionalmente en la experiencia de convertirse en padre, no tiene que controlar, ni saber de que va todo, se cuida de algunos pequeños detalles, pero sobretodo abraza, besa y sostiene a la mujer, mientras se mantiene relajado y seguro acompañado de otras mujeres con experiencia (la comadrona y la doula), algo que la pareja agradece, tanto como la madre.
  •  La familia escoge a su comadrona y la conoce con antelación en los partos en casa, pero en los partos hospitalarios, tal como está montado el sistema sanitario español, la mujer se encuentra con una matrona que, en la mayoría de los casos, no conoce de nada. Y esta situación es mutua, la matrona no conoce de nada a esa mujer. En cambio la doula siempre es escogida por la mujer y crean un vínculo personal antes del parto, esa figura familiar y con experiencia es una referencia importante para la madre y, en el momento del parto, puede ser un “puente” perfecto con los profesionales sanitarios que la atienden. En los partos a domicilio la familia toma todas las decisiones, los equipos de atención al parto que trabajan en tándem comadrona-doula, ofrecen un servicio que abarca todo el espectro de necesidades, grandes y pequeñas, de una mujer de parto. Es significativo que dos de las comadronas con más experiencia en partos domiciliarios de toda España, como son Mikel y Anabel, están convencidos que esa es la combinación perfecta para su trabajo. 
  • El lenguaje también es importante, cuando a la madre le proponen medidas médicas para afrontar o continuar el parto, muchas veces no “entiende nada“, entre que está en el Planeta parto y que las palabras técnicas le son nuevas y extrañas, puede sentirse confundida. La doula “traduce” en lenguaje sencillo la situación y, como estamos hablando de algo que NO es urgente (porque en esos casos se actúa y ya está), puede animar a las parejas a que se den un breve periodo de reflexión entre ellos para tomar la decisión. La doula no interfiere, ni juzga, ni presiona,… solo apoya la decisión, sea cuál sea. Hay que ser conscientes que no concederse ese momento, tanto puede abocar en “dejarse hacer lo que me digan”, como “en negarse por principio a lo que me proponen” y todo ello conlleva mucha angustia, lo último que necesita una mujer de parto.

Y el motivo más esencial es el “respeto”, la matrona que sabe cuál es su lugar y se siente segura de sí misma, respeta a la doula y las decisiones que toma la familia. La doula que sabe cuál es su lugar y se siente segura de sí misma, respeta a la matrona y las decisiones que toma la familia. Hasta ahora hablo de las matronas, porque ellas son el profesional de referencia para todos los embarazos y partos de evolución normal dentro de la Seguridad Social pública, pero realmente, el respeto mutuo abarca también al resto de profesionales sanitarios, como los/as ginecólogos/as.

De hecho, los obstetras y la asociación de matronas de Estados Unidos, avalan los beneficios de las doulas durante el parto en un estudio de Journal of perinatal education realizado en el año 2013.

Todas estas reflexiones sobre el tándem comadrona-doula están basadas en mi experiencia práctica, he tenido el placer de colaborar con toda clase de profesionales y juntos hemos visto el efecto que ha tenido esta sinergia en la experiencia de maternidad de las familias. Es hora de dar voz, credibilidad y normalidad a todas las decisiones que toman las mujeres y sus parejas.

familia parto en casa

acompañArte